LA CATEGORÍA JUNIOR ATERRIZA EN CHILE

El Copec Rally Chile suma puntos, ya que para la próxima versión de la fecha del World Rally Championship a realizarse en nuestro país, podremos disfrutar de la categoría Junior del Campeonato Mundial de Rally.

Para permanecer evolucionando en el mundo del rally mundial, es necesario exigir el continuo desarrollo y evolución de la competencia, por eso es que la producción del campeonato se atrevió a dar un nuevo paso y así seguir potenciando la competencia.

Ante las autoridades de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) postularon a ser sede de una de las cinco fechas de la categoría Junior (JWRC), una serie en la que pretenden sustentar el futuro de los nuevos talentos chilenos y sudamericanos. No fue una tarea fácil, aunque mucho más difícil era hace dos años aspirar a ser sede de una de las fechas del mundial. La Junior World Rally Championship se disputaba hasta esta temporada solo en Gales, Suecia, Finlandia, Francia y España.

La salida de este último país del calendario 2020 de la WRC le entregó a Chile la opción de ser sede de la Junior Cup el próximo año. “Será algo histórico, ya que nunca esta competencia en la que participan los pilotos del futuro se ha realizado fuera de Europa, y nosotros seremos los primeros en llevarla a Sudamérica”, declaró el promotor del rally de Chile Felipe Horta tras confirmarse la positiva noticia para nuestra fecha.

Un auto de la categoría Junior en la temporada 2018

CUNA DE CAMPEONES

El campeonato mundial Junior se ha transformado en la escuela para los máximos referentes de la actividad. La serie está destinada a pilotos de hasta 27 años y que no hayan sido prioritarios para los equipos participantes de la WRC, es decir no pueden haber sido inscritos para el campeonato del mundo o haber logrado un top ten en las últimas dos temporadas en la máxima categoría.  

Sin ir más lejos actualmente hoy en la serie principal dos campeones del mundo registran pasado en la categoría Junior.

Sin duda el más célebre es el francés Sébastien Loeb, hoy piloto de Hyundai, nueve veces campeón mundial. El 2001 alcanzó el primer lugar de la JWRC anticipando lo que sería una enorme carrera deportiva.  Entonces con 27 años dio pruebas suficientes para seguir escalando hasta tener una butaca definitiva en la serie máxima. Su compatriota Sébastian Ogier, seis veces campeón del mundo en la WRC, también registra un paso por la serie Junior, donde al igual que Loeb, alcanzó el título del mundo en el 2008.

Sebastien Loeb junto a su histórico navegante Daniel Elena en 2001, año en que ganó su primer título en la categoría junior en Cataluña.

La categoría JWRC que llegará a Chile junto con la fecha del campeonato del mundo es mono marca. Es decir, un solo fabricante es el que entrega los autos, por lo que la diferencia está claramente marcada por la capacidad de los pilotos y navegantes. Actualmente el campeonato está dirigido por el equipo británico M-Sport, a cargo del desarrollo de los autos Ford World Rally Team.

Para la serie Junior, todos los competidores pilotan el último Ford Fiesta R2. Se trata de un auto fabricado especialmente para la competencia, que en este caso es diseñado y desarrollado en la base de la compañía en Cracovia, Polonia. El bólido que la producción del rally de Chile traerá a nuestro país, tiene un motor de 999 centímetros cúbicos, de tracción delantera, con una caja de cambios secuencial de cinco velocidades, controlada electrónicamente, turboalimentado con tres cilindros, y con capacidad de desarrollar hasta 200 caballos de fuerza.

El chileno Emilio Fernández corriendo en el Rally de Turquía 2018, categoría Junior.

Para el chileno Emilio Fernández, esta categoría fue fundamental para lograr un desarrollo positivo en su carrera, tanto en el Copec RallyMobil como en el circuito mundial. “Se aprende mucho en la categoría Junior del WRC. La experiencia que ganas es vital para avanzar en tus aspiraciones como piloto y además te mides con los mejores exponentes del mundo”.

Una de las grandes novedades es que los 12 autos que llegarán a Chile para la fecha del JWRC se quedarán en el país, tal como acordó el productor general Felipe Horta con Malcolm Wilson, propietario de M-Sport. Éstos pasarán a formar parte un campeonato regional, con exactamente los mismos estándares de competencia del mundial, avalado por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), el que se disputará en las siete fechas posteriores a la cita planetaria de abril de 2020 en la Región del Biobío, utilizando como marco la competencia local, es decir, el Copec RallyMóbil.

El Ford Fiesta R2 fabricado por M-Sport en Polonia

El ganador de la competencia regional tendrá un incentivo realmente notable, puesto que la organización entregará al primer lugar nada menos que la posibilidad de participar del mundial Junior de la temporada 2021 en sus cinco fechas con todos los gastos pagados.

Sin duda se trata de un tremendo impulso para el Motosport chileno y continental.