Al ritmo de los Rosselot

Tal como lo refuerza Felipe Horta en cada Largada Protocolar, la familia Rosselot está desde el año cero en el Campeonato RallyMobil, y al ser un equipo que vive y respira rally, han sabido mantenerse en lo alto de este deporte generando con los años a referentes que siguen nutriendo de energía al team viñamarino.

Para los Rosselot, la tradición pareciera ser la base sólida en la que sostienen cada paso que dan en el desarrollo de la competencia, y es que el tiempo les ha dado la razón tanto en los resultados como en la esencia de nuestro campeonato. Gerardo Rosselot padre puede sentirse orgulloso de lo construído.

Hoy, ya finalizado el Gran Premio de Quillón, el Team Rosselot es el equipo de la fecha, consecuencia de una serie de buenas decisiones, trabajo mancomunado entre pilotos y navegantes, y además de contar con un equipo técnico y mecánico que logró instalar el motor nuevo del Mitsubishi Mirage R5 a tiempo para el inicio de la cuarta fecha del calendario 2019. Junto a Marcelo Brizio han logrado llevar adelante un auto que ha mostrado algunas dificultades, pero un experimentado como «Lucho» Rosselot sabe qué hacer bajo presión. No siempre se puede estar en tiempos de podio.

Gerardo Rosselot, líder de la familia

Emilio Rosselot y Tomás Cañete van a fondo hacia la R5, pero el primer paso es lograr el título de la categoría R3 y la ventaja que le han sacado al resto en estas cuatro fechas es impresionante. En Quillón superaron a todos sus rivales de manera holgada, manteniendo un ritmo que los hizo alejarse por más de cuatro minutos con respecto a su rival más cercano, el peruano Ian Sierlecki. El binomio del auto 19 ganó ambas etapas, la carrera y la admiración de todos. Alejandro Cancio entre broma y broma le dice a Emilio frente a la prensa que se está demorando mucho en cambiar de categoría, que lo están esperando. Concordamos con Ale.

Tadeo Rosselot y Sebastián Olguín no han corrido la misma suerte. Algunas fallas mecánicas fuera de todo pronóstico obligaron al auto 69 abandonar en ambas etapas, pero siempre con la cabeza en alto, y manteniendo el control de la situación, sobre todo desde el punto de vista de los mecánicos, que lograron hacerlos reenganchar sin problemas. Hay que considerar también el proceso de adaptación que viven ambos, luego de que Eugenio Carvallo se transformara en el navegante del debutante Gerardo Rosselot Valenzuela.

Tadeo, Emilio, Gerardo y Luis Ignacio.

Y hablando del debutante, “Gera” empezó con el pie derecho, se subió al podio (2do en la R3 Lite y 3ro en la R3) y se le vio contento por el desarrollo de la competencia. Conversamos con él una vez finalizada la primera etapa y uno de los objetivos era terminar la carrera, no arriesgar demás y aprender. También reconoció sentirse muy cómodo con su navegante, que gracias a su experiencia ha logrado entregar confianza y seguridad al joven de 17 años, que, según los más entendidos, tiene un gran futuro por delante.

Por último, pero no menos importante, se encuentra el binomio de Eduardo Castro Yangali y Julio Echazú, el binomio peruano que con su Citroën C3 R5 vino a Chile para formar parte del equipo y así probar suerte en rutas chilenas. A cuatro fechas arriba del R5, se ha visto un claro avance, solo queda verlos en mejores tiempos, sin embargo, el proceso merece tiempo y paciencia.

¡Felicitaciones muchachos!