Alberto Heller deja a Chile entre los 10 mejores de Gales

Alberto Heller y José Díaz completaron con éxito el Rally de Gales por el Campeonato del Mundo al terminar sextos en la clase WRC2, utilizando por primera vez un Volkswagen Polo GTI del equipo BMA.

En un auto idéntico, el ganador de la categoría fue ni más ni menos que el noruego Petter Solberg, en el evento que eligió para despedirse de su campaña en el automovilismo deportivo.

El piloto chileno fue muy regular a lo largo de la difícil prueba desarrollada por los caminos boscosos del sudeste británico, con condiciones climáticas difíciles en las que muchas veces prevaleció la lluvia o la llovizna antes que el sol.

Debe ser una satisfacción encontrarte en el parque cerrado de una carrera tan tradicional y a la vez tan difícil como la de Gales, ¿verdad?

«Sí, efectivamente. Este es un rally que lleva más de siete décadas y media de vida, así que es uno de los grandes clásicos. Creo que hicimos los mejor que podíamos y que cumplimos con el cometido de seguir sumando experiencia en distintos lugares. Sin dudas, esto nos motiva mucho para las competencias que nos faltan disputar hasta fin de año».

-¿Cuál de las tres etapas fue la que te resultó más favorable?

«Me preparé mejor para la del viernes, viendo videos y entrenando. Lamentablemente, se cancelaron dos tramos que yo sabía que podría enfrentar bien, pero al menos nos salieron dos veces tiempos que nos metieron entre los tres primeros de la división. El sábado también se dieron buenos parciales, mientras que el domingo aplicamos un ritmo más tranquilo porque era un hecho que queríamos llegar a la meta».

Justamente fue el viernes pasado que se ratificó la fecha mundial de Chile en el calendario del WRC. ¿Cómo recibiste la noticia?

«Obviamente que muy contento. Siempre tuve la esperanza de que todo resultaría bien. Algo que me alegra mucho es el enorme apoyo de la gente para que todo esto siga siendo una linda realidad. En la región del Biobío hay muchos seguidores que manifestaron su apoyo a nivel local, pero también en el resto del país, cosa que nos da una gran alegría. Todavía falta que muchos chilenos caigan en la cuenta de la cantidad de gente que un evento deportivo mundial como éste mueve y del rédito que le genera al lugar. Es algo potente para la zona contar nuevamente con este rally. Ojalá pasen los años y podamos decir que ya estamos celebrando, por ejemplo, la 30° edición del Rally de Chile».

¿Qué sensaciones te ofreció el Volkswagen Polo, que no habías conducido antes?

«Francamente, me gustó mucho, si bien me falta tiempo a bordo del mismo para sacar más conclusiones. Creo que, por sus prestaciones y características, está dentro de los mejores de esta categoría tan competitiva».

¿Qué tal trabajó la escuadra belga dirigida por Bernard Munster en tu primera incursión con ellos?

«Me sorprendió su labor, sobre todo en la faz deportiva. Trajeron un camión que en principio parecía chico, pero al verlo adentro, contaba con todo lo necesario para este rally y, además, con una prolijidad tremenda. El nivel de los mecánicos era bueno y para la recorrida previa nos cedieron un Subaru Impreza de producción con muy buenos amortiguadores, es decir que en general disponían de todo aquello preciso para hacer bien las cosas en Gales, así que me voy de aquí feliz y con entusiasmo para encarar dentro de pocos días una nueva presentación a nivel nacional con el Copec RallyMobil en el Gran Premio de Unión-Río Bueno».