El líder confirmó su favoritismo en la quinta fecha del Copec RallyMobil

Bajo una constante lluvia finalizó la primera etapa del Gran Premio de Curicó, válido por el campeonato Copec RallyMobil y lo hizo en condiciones difíciles y varios abandonos que marcaron los primeros siete tramos de la carrera. Jorge Martínez y su navegante Alberto Álvarez fueron los grandes vencedores de la jornada, demostrando que quieren mantenerse en el tope del ranking de la categoría R5.

La temperatura se mantuvo baja siempre y la ciudad y sus alrededores amanecieron con una lluvia algo más fuerte (pero contemplada en los pronósticos) que tampoco dio mucha tregua a lo largo de la jornada.

Jorge Martínez y Alberto Álvarez Nicholson dominaron la punta del evento curicano en todo momento sobre un Škoda Fabia R5 del equipo CBTech Rally by Skoda imponiéndose en dos de los siete especiales que compusieron esta parte del rally, pero de un modo lo suficientemente rotundo como para no ser destronado de la punta absoluta ni siquiera por Benjamín Israel y Marcelo Der Ohanessian, quienes con un Citroën C3 de la escuadra Citroën Procircuit Raly Team se quedaron con el mejor tiempo en cuatro oportunidades.

La realidad es que Martínez había hecho al momento de la asistencia al cabo del tercer parcial una cómoda ventaja superior a los 40 segundos sobre su más inmediato perseguidor, lo que le permitió regular su ritmo sin tanto apremio en lo sucesivo.

Con buenos parciales en la última evolución del Ford Fiesta que están estrenando, Alberto Heller y José Díaz se ubican en segunda posición a 1m26.4s, dejando tercero a un siempre a un cada vez más efectivo Martín Scuncio (navegado por Javiera Román) en el Hyundai i20, a 1m48.5s. Cuarto se encuentran Pedro Heller y Marc Martí. Conduciendo por primera vez un Volkswagen Polo GTI que nunca antes se había visto en competencia en Chile, el representante del Joker Rally Team se manifestó muy a gusto con la máquina alemana y hasta ganó el especial conclusivo de la tarde.

Con la motivación de correr como local, Francisco “Chaleco” López llevó su Peugeot 208 T16 a la quinta plaza, permaneciendo siempre por delante del Škoda de Cristóbal Vidaurre, cuyo motor arribó al parque de servicios con el tiempo justo como para ser de la partida. Lo sucede en los cómputos su compañero Alejandro Cancio, quien sufriera una de las tandas salidas de camino provocadas por la baja adherencia de la superficie mojada.

El peruano Eduardo Castro (Citroën C3) encaró la mañana con ímpetu y consiguió marcas interesantes. Es octavo a pesar de un trompo en el resbaladizo y angosto piso de cemento del Cerro Condell, sector de carrera ubicado en plena ciudad con una vista privilegiada de la misma.

En teoría, Benjamín Israel bien podría estar a la cabeza en términos absolutos, pero un tercer tramo en el que no solo pinchó un neumático, sino que también lo retrasó por problemas de frenos, lo distanció de una posibilidad que merecía y que le hubiera hecho refregarse las manos.

Durante todo el día e incluso soportando un pinchazo de la rueda delantera izquierda (PE3), Luis Ignacio Rosselot colocó a su Mitsubishi Mirage entre los diez más veloces de la clase mayor y es así que su nombre completa la lista de los diez primeros, una posición adelante del Škoda del debutante Alex Heilbrunn (Perú), de meritoria actuación. Procedentes de Ecuador, Martín Navas y Luis Mena fueron de menos a más con otro Fiesta asistido por Joker, tratando de entender el comportamiento del caucho regulado para toda la categoría en Chile, novedoso para ellos.

Emilio Rosselot y Tomás Cañete dominaron la escena de la R3 sin atenuantes. Se impusieron en las siete pruebas cronometradas con un Citroën DS3. En R3L, Mario Hart y Pablo Olmos arrancaron con fuerza, pero tras adueñarse del primer especial, la caja de su coche se trabó y lo obligó a retirarse, delegándole la punta a su coterráneo peruano Ian Sierlecki (también sobre un DS3).

El Opel Adam de Eduardo Kovacs y Juan Pablo Carrera aparece al tope de la división R2 tras prevalecer en dos sectores, uno menos de los que los que se adueñó Pedro Devaud. El piloto de Pucón detuvo su 208 en el tercera prueba cuando vio que su tablero no acusaba temperatura de agua, una llamada de atención que solo fue un susto, pero que le hizo perder un buen rato. En definitiva, el segundo es Patricio Muñoz a 1m05.6s, en este caso al volante de un Peugeot 208. José Tomás Fernández pudo ganar un tramo, pero el Ford no llegó a cumplir la PE7.

Los uruguayos Luigi Contin y Federico Rodríguez (Peugeot) habían sido los más rápidos al largarse la etapa, aunque su carrera no pasaría del tercer especial como consecuencia de una brusca salida de la ruta.

Otras deserciones importantes fueron las de Emilio Fernández (Škoda Fabia R5, rotura de radiador por incidente en PE1), Vicente Israel (Citroën C3 R5, salida de ruta PE2), Tomás Rosselot (Citroën DS3 R3, salida de ruta PE3), Germán Lyon (Citroën DS3 R5, no salió de la asistencia), Samuel Israel (Citroën C3 R5, presión de combustible PE4) y Felipe Rossi (Ford Fiesta R5, trompo y rotura de radiador PE5). Sebastián Silva fue el único de los 31 anotados que no largó la competencia al no llegarle desde el extranjero una tanda de repuestos para su Renault Clio R3.   

La segunda etapa se conformará mañana de cinco pruebas contrarreloj entre las 9:15 y las 15:09, incluyendo otra pasada por el Cerro Condell (también Power Stage) y nuevamente el parcial largo de más de 25 kilómetros (Santo Domingo).