INTERÉS POR CORRER CON EL NUEVO CLIO RSR RALLY5

Luca Pregliasco actualmente ejerce el cargo de Asesor de Desarrollos de Negocios para Renault Sport, pero tiene una vida entera relacionada a los rallies por haberse criado en medio de ellos. Este italiano de casi 46 años es hijo de Mauro Pregliasco, campeón italiano en 1977 con el mítico Lancia Stratos y subcampeón al año siguiente con un Alfa Romeo GTV, además de cuarto en el Campeonato Europeo de 1979 con ese mismo auto y en 1985 con el recordado Lancia 037 tracción trasera de Grupo B.

Aunque Luca nunca incursionó en el automovilismo como piloto, desde muy joven ayudó a su padre en la formación y gestión deportiva y comercial del equipo que fundaron, llamado Astra. A lo largo de los años, pasaron por esa escudería muchas figuras de renombre del rally internacional. No demoraron en hacerse semioficiales Lancia, especialmente desde la época de los Delta Integrale de Grupos a y N. Ganaron en cuanto país o campeonato se presentaran, desde los más diversos lugares de Europa hasta El Líbano, sin olvidar el torneo mundial. Incluso armaron un prototipo especial que pasó por la trepada Pikes Peak en Colorado. Compraron y atendieron coches como ese, pero también Ford Puma Kit Car, Escort Cosworth, Fiesta Super 1600, Peugeot 307 WRC, Seat Ibiza F2, Seat Córdoba WRC, Citroën Xsara WRC, Fiat Punto S1600, Peugeot 207 S2000, etc.

Una extensa lista de rallistas prestigiosos corrieron con ellos, como los latinoamericanos Jorge Recalde, Ernesto Soto, Gabriel Pozzo, Gustavo Trelles, Benito Guerra, Augusto Bestard, y Alejandro Galanti, pero también Tommi Mäkinen, Jari-Matti Latvala, Tomi Gardemeister, Alessandro Fiorio, Massimo Biasion, Bruno Thiry, François Delecour, Pierre-Cesar Baroni, Patrick Snijers, Jean-Pierre Nasrallah, Roger Feghali, Yuriy Protasov, por citar algunos.

En cuanto a Chile, Pregliasco tuvo que ver con la gestión que permitió ingresar los primeros vehículos R3 de las dos marcas del grupo PSA (Peugeot y Citroën) al campeonato RallyMobil, principalmente a través del modelo DS3. Por esa razón, acudió por aquel entonces a varios eventos en este país.

Ahora está vinculado a la marca del rombo y todo parece indicar que desde Europa han vuelto a mirar con buenos ojos la posibilidad de insertarse otra vez en el campeonato Copec RallyMobil.

¿A qué estás abocado por estos días?

Con Renault Sport, estamos impulsando las ventas del nuevo Clio RSR Rally5 (lo que hasta hace poco denominábamos R1) para los mercados sudamericano y centroamericano. Nuestra prioridad está centrada en Chile, pero también se ha avanzado mucho con Perú, para la gestación allí de una copa tanto de pista como de Rally. También nos interesaría entrar en el Campeonato Argentino, de pronto con Martín Suriani, pero comenzando por la serie chilena, por su mercado y porque está viviendo un momento altamente profesional.

Es el modelo que ya debutó en nuestro continente a nivel mundial, si bien en el norte, en ocasión del Rally de México…

Exactamente. Fue auto 0 y corrió en Montecarlo y luego en Guanajuato lo tripularon cuatro pilotos mexicanos y los argentinos Suriani y Zacarías García, a quienes se conoce en Chile por ser subcampeones R2 en 2018. En América del Norte, rindieron sus frutos los 10.000 kilómetros de ensayos hechos desde el año pasado, pues el vehículo se reveló confiable en su debut. Además de la fiabilidad mecánica, el mismo Suriani hizo tiempos muy interesantes hasta su retiro por salida del camino. De no ser por la pandemia, el paso siguiente hubiera sido correr los rallies mundiales de Chile y Argentina, aprovechando que yo tengo una relación muy estrecha con estos países. Sin ir más lejos, en lo personal uno de los recuerdos recientes más gratos que tengo es haber sido partícipe del primer triunfo en WRC 2 Pro de Kalle Rovanperä con el Škoda Fabia R5 y haber subido con el equipo a celebrar a la rampa de llegada en Concepción.

¿Cuál sería la idea?

Nos interesa el campeonato Copec RallyMobil para hacer conocer el auto en la región. Al principio, nos gustaría aprovechar la experiencia de Ramón Ibarra para que sea él quien lo conduzca y promocionar esa característica tan particular que tiene que un mismo equipo puede competir con esta unidad ya sea en Rally, como en Rallycross o en pista.

¿Qué otros planes tiene la marca del rombo para a categoría?

Justo en este momento, estamos tratando de trasladar del tablero a la realidad la versión Rally4 del mismo Clio, que debería estar listo para marzo de 2021, aproximadamente. En ese caso, estamos hablando de una máquina netamente de carreras, con un motor más potente, frenos sobredimensionados, electrónica más evolucionada y un chasis con estructura y suspensiones más trabajadas. Volviendo al Rally 5, ya tenemos solucionado el lote de repuestos y cambios de los que hay que disponer para -con un presupuesto bajo- convertir al coche de asfalto a tierra en lo concerniente al Rally, o configurarlo para Rallycross para el que le guste o largar una carrera en circuitos.

¿De qué otra forma harían conocer al producto?

En este sentido, siempre nos parece importante dar con campeonatos y lugares en los cuales el importador o concesionario de la marca sea activo, invierta en el deporte motor por el retorno comercial que le provoca y que tenga iniciativa en redes sociales y comunicación. Cuando es así, todo cobra sentido. Esa es una de las razones por las que consideramos especialmente el escenario chileno, que reúne todas esas cualidades. Incluso nos complacería organizar una copa a nivel nacional.

Renault Sport preparó este video promocional de la máquina:
https://www.youtube.com/watch?v=tdWKUtzgnY4&feature=emb_rel_end