¿LO SABÍAS?…JORGE MARTÍNEZ

Hablar de Rally en Chile y mencionar el nombre de Jorge Martínez equivale a hablar del piloto con más lauros en la historia de la categoría a nivel nacional. Pero en Bolivia hay otro Jorge Martínez que se las trae. No nación en Concepción, sino en La Paz, el 1º de julio de 2003.

Martínez tenía un abuelo que corría rallies a principios de los años 1990 con un Subaru Impreza de Grupo N, que le presto siendo apenas un adolescente para dar unas vueltas en un circuito de tierra. El entusiasmo del nieto fue mayor y el Subaru turbo de tracción integral terminó saliéndose de la pista, por fortuna, sin más consecuencias que el susto.

El padre de Jorge, José Luis, no llegó a practicar el automovilismo, pero también le encanta el deporte motor, razón por la cual apoyó a su hijo en esto desde muy temprana edad. Así, sus inicios se dieron en el Karting. A los 14 años, piloteando un Tony Kart-Parilla, fue campeón de la categoría Junior y 125 cc en su país.

Jorge se subió a un auto de Rally apenas la temporada siguiente, a poco de cumplir 15. Lo empezó a navegar Víctor Alanoca, también paceño, uno de los copilotos con más experiencia la historia del automovilismo boliviano.

Hasta el momento, Martínez ha competido en tres frentes: el campeonato nacional, el regional (o departamental) de Santa Cruz de la Sierra y el Codasur. En 2018, el afanoso Martínez manejó un Toyota Run-X preparado (con caja secuencial de sexta y tracción simple) en tres eventos, auto con el que siguió en 2019. Su campaña sudamericana arrancó bien en Misiones (Argentina) con un podio al ser tercero en la clase RC3 (y 16º general), pero los abandonos en Paraguay y Brasil mermaron la sumatoria de puntos para cuando le tocó ser local, donde fue navegado por el paraguayo Hernán Vargas Peña y terminó segundo en su categoría, descartando la posibilidad de ir a Uruguay al no tener posibilidades matemáticas de pelear por la corona. Pese a ello. Jorge terminó siendo subcampeón Codasur a los 16 años.

Como no quiso terminar la temporada pasada sin probar en competencia un auto con las reacciones propias del turbocompresor y las cuatro ruedas motrices, arrendó un Subaru Impreza N4 en la prueba nacional Lago Sagrado, que llevó a la meta. Con el Run-X, entretanto, ganó los clásicos rallies departamentales de El Torno y San Xavier, consagrándose campeón cruceño en la división RC3.

Para 2020, Martínez programó sumarse al conocido equipo HP Racing del múltiple campeón boliviano y sudamericano Eduardo Peredo, para conducir un Mitsubishi Lancer Evolution X de producción. Con los altibajos del calendario por la pandemia y la reactivación del mismo en los meses más recientes, recogió primero un cuarto puesto y después un segundo en la división RC2N. En una oportunidad fue décimo absoluto, posteriormente duodécimo y en la restante abandonó, acompañado esta temporada por José Luis Salazar.

Sigue con atención el acontecer de la categoría en diversas regiones y sabe del buen momento por el que atraviesa el campeonato Copec RallyMobil™, en el que le gustaría hacer experiencia con coches de reglamento R. ¿Tendremos al corto plazo un segundo Jorge Martínez en la serie chilena, en este caso enarbolando por primera vez la bandera de una nueva nación andina o debutando a nivel mundial en septiembre próximo en los tramos del Biobío y Ñuble? No caben dudas de que sería más que interesante verlo surcando esos caminos forestales. ¿Peugeot 208 R2 a la vista?

El enlace a continuación corresponde a una cámara a bordo de una de sus actuaciones más recientes, con el Mitsubishi, en octubre último:

https://www.facebook.com/588639728243175/videos/672548226729352