¿LO SABÍAS?…NICOLÁS BEDOYA

Sin llegar a ser piloto y de una ciudad pequeña llamada Armenia que nos e caracterizaba por contar con demasiado automovilismo, a su padre Jorge siempre le gustó tener vehículos con buenas prestaciones. Fue así que Nicolás Bedoya heredó el gusto por los autos. Justo a lado de su casa, había una pista de Karting de tierra, en la que empezó a practicar sus primeras aceleraciones y derrapes, que por supuesto lo entusiasmaron.

A los 15 años, a nuetsro invitado del martes 15 de este mes del programa +Motor Radio, le permitieron participar en categorías nacionales de pista con coches estándar. Más tarde, daría el salto al TC2000 local, a la vez que a los 16 fue campeón nacional de 4×4 Off-Road. Su padre organizaba esos torneos desde el Club Saltamontes. Bedoya incursionó posteriormente en el Cross-Country, donde fue subcampeón.

No siendo esas sus especialidades preferidas, al cumplir la mayoría de edad se trasladó por seis años a Argentina, buscando convertirse en piloto profesional y a hacer cursos de distinto tipo relacionados a la preparación de coches de competición.

En el país vecino, pasó esporádicamente por el Turismo Nacional con Renault Clio 1.6 y Ford Focus 2.0, así como por algunos eventos de Top Race V6 Junior. Un amigo lo invitó luego a correr un rally regional del campeonato Mar y Sierras en la costa atlántica y esa experiencia sí lo marcó. Aprendió a hacer reconocimientos y notas. Aunque le costó adaptarse, le apasionó esta modalidad. Conducía por entonces con un Peugeot 206 Grupo A Clase 6. También conversaba con Gabriel Pozzo, quien lo recomendó para que Bedoya colabore en el proyecto de la camioneta Subaru Forester que los Hermanos Barattero inscribieron en un Rally Dakar Argentina-Chile.

Mientras tanto, en su país de origen, estaba por resurgir un Campeonato Colombiano de Rally que había quedado en el olvido, en gran parte merced a la gestión de su padre Jorge como dirigente de la federación autóctona que había conseguido cierto apoyo de los responsables del campeonato FIA NACAM. Viajaron varias veces a México para compenetrarse con cuestiones organizativas.

Nicolás empezó allí, otra vez con un 206 A6, y más tarde ascendió a un Subaru Impreza, con el que participó, por ejemplo, en la fecha mundial argentina y en varias pruebas en Costa Rica y México. Los costos de arriendo y la falta de oportunidades en su lugar le hicieron pensar que los colombianos merecían una Escuela de Rally federada, que pronto fundó. Para ello, sacrificó sus aspiraciones como piloto NACAM. Lo apoyó el importador de Škoda para construir una docena de Fabia de producción, debidamente homologados para una monomarca de las clases menores. En esa instancia, Bedoya era responsable de la academia, tanto como del campeonato.

También seguía de cerca el acontecer del certamen Copec RallyMobil™, asumiendo que era el de mayor crecimiento en la región. Para 2013, la serie colombiana fue incrementando su cantidad de autos hasta 30 o 35, con ecuatorianos, venezolanos y peruanos sumándose ocasionalmente, algunos con Subaru Impreza 4×4 estándar, otros con Mitsubishi Lancer.

La de 2014 fue una temporada adversa desde el punto de vista del presupuesto, ya que su principal sustento provenía del gobierno nacional, que apoyaba a deportistas de distintas áreas, entre ellos Nicolás Bedoya. Las asignaciones se recortaron súbitamente, lo cual no le impidió ser cinco veces campeón nacional y NACAM en su clase con el aval de los concesionarios Subaru.

Más adelante, se anotó en alguna fecha del Rally America en Estados Unidos dentro de la división Open Light y en 2015 volvió a hacer algo de pista en Colombia a la vez que colaboraba con la implementación del Rally en Panamá. Durante los últimos tiempos, se abocó al periodismo y al Marketing, aplicando sus estudios sobre la materia en España, siempre en temas relacionados a la industria automotriz. Se dio con el gusto de hacer una fecha del Global Rallycross en un Ford Fiesta de la clase Light en Las Vegas.

En el Viejo Mundo, colaboró con organizaciones de rallies históricos, formó parte del personal de los cursos dictados por Xavier Pons y se inscribió en un rally asfaltado en la República Checa. El año pasado volvió a trabajar en la progresiva reactivación de la serie colombiana. En sus planes deportivos, le queda pendiente para el futuro cercano alguna participación en Copec RallyMobil™, categoría a la que considera como la más avanzada del continente.