Neumáticos en invierno vs primavera

El Gran Premio de Frutillar – Fresia está confirmado como la séptima fecha del Campeonato Copec RallyMobil y un cambio importante podría impactar el desarrollo de esta carrera: la estación del año en que se realiza. En 2018, el GP de Frutillar fue en invierno y en 2019, el GP de Frutillar – Fresia será en plena primavera, incluso muy cerca del verano.

Ya lo decía Felipe Horta en la transmisión para Fox Sports y TVN en 2018. «Esta es una carrera con un grado técnico muy alto, que dejó varios heridos en dos etapas que se disputaron bajo lluvia y mucha humedad». 

Además de que esta vez se incluye otra comuna a la organización, hay otro factor importante que determinará la preparación de los binomios de cara a la carrera: El clima. El año pasado se corrió con lluvia y mucha humedad, pero este año se hará a fines de noviembre, por lo que seguramente nos encontremos con otras temperaturas y un estado del camino muy distinto.

Alberto Heller en Gran Premio de Frutillar 2018

De esto se desprenden varios puntos estratégicos que determinarán los resultados, como por ejemplo la elección de compuestos (blanco, amarillo o azul). Las variaciones en los caminos son obstáculos que los equipos acostumbran sobrellevar, pero quisimos saber un poco más y hablamos con Tomás Cañete, navegante de Emilio Rosselot.

«Primero hay que considerar el tipo de piso. En invierno es más fácil cuidar los neumáticos por el tema de la temperatura, en cambio cuando hace calor el desgaste de estos es mucho mayor. Cuando los caminos del sur están con agua, se ponen un poco más compactos y el auto tiene mejor respuesta y reacción, pero en caminos con mucha gravilla cuesta afirmarlo», asegura el copiloto líder de la categoría R3.

Para Pedro Devaud, piloto nacido y criado en el sur, cualquier carrera que se corra con lluvia tiene una complejidad mucho más alta. «Por ejemplo en el sur en la mañana hay poca temperatura. Ese indicador es fundamental para saber qué compuesto elegir y Frutillar». También asegura que «independiente que se corra en invierno o verano, es una carrera difícil por sus caminos y ciegos técnicos. Que este año no se corra con lluvia será mejor para evitar problemas en los frenajes, patinadas y virajes», concluye el referente de la categoría R2.

Ya saben amigos de Fresia y Frutillar. ¡Nos vemos en noviembre!