PREVIA RALLY DE TURQUÍA

Prácticamente seis meses de inactividad transcurrieron entre México y Estonia y ahora el Campeonato del Mundo de Rally vuelve a la acción sin mucha pausa después de la fecha en la que el país de Europa del Este debutó en la serie internacional.

Esta vez, la quinta prueba de siete se traslada a Turquía del 18 al 20 de septiembre. Marmaris será la sede del evento, con tramos que van desde un pintoresco pueblo balneario del lado asiático del Bósforo a las montañas, con caminos pedregosos y trabados que comprometen severamente los neumáticos.

Los participantes se enfrentan a cambios extremos. Mientras que en la carrera estonia todo era velocidad pura y un fin de verano local templado con 13º de temperatura promedio, aquí se enfrentan a curvas mucho más lentas y un piso considerablemente más roto, así como a un calor que llega o excede los 30º.

Fundamentalmente, hay más curvas a baja velocidad, casi siempre entrelazadas unas con otras. Las rectas no abundan; las piedras que amenazas constantemente con un pinchazo, sí.

Únicamente para la clase Junior esta competencia no será puntuable, pero en WRC 3 la cita turca reviste particular importancia para lo chilenos, ya que no solo será de la partida como hace dos semanas Emilio Fernández junto a Rubén García con un Škoda Fabia R5, sino también Alberto Heller con Ford Fiesta.

El piloto de Toksport-WRT viene de un desafortunado paso por las rutas cercanas a Tartu, donde abandonó tempranamente. Fernández y su navegante se encuentran en Turquía desde hace varios días, ya que su equipo tiene su sede central en Alemania, pero también una filial importante en el que es el país de origen de sus propietarios. Emilio llegó a Estonia en el que hubiera sido el segundo puesto en el torneo, empatado con otros rivales, pero la suma de puntos de algunos de ellos y su retiro lo relegaron a la sexta plaza, igualado con Emil Lindholm.

El caso de Heller es diferente, pues Alberto se sentará al volante por primera vez desde marzo, cuando participó en México, donde ganó un tramo el primer día antes de su deserción.  El volante asistido por M-Sport esta vez será navegado por el español Marc Martí, que venía cumpliendo esa función con s hermano, Pedro. Son 11 los anotados en la que nuevamente es la división más concurrida, sobre un total de 26 tripulaciones registradas a nivel mundial, uno de los números más bajos de los últimos tiempos, a los que se suman 39 vehículos del campeonato nacional.

Jari Huttunen es el líder en WRC 3 con 41 puntos, seguido por el boliviano Marco Bulacia con 37 y el sueco Oliver Solberg con 35.   

En cuanto a las escuadras de la división superior, Toyota Gazoo Racing había probado antes de Estonia. M-Sport Ford eligió saltar los ensayos y Hyundai rodó sus i20 World Rally Car la semana pasada, primero con Sébastien Loeb y después con Thierry Neuville y Ott Tänak. La lucha entre los Constructores es intensa, con la marca coreana separada por solo cinco unidades de Toyota.

La última edición de Turquía levantó el ánimo de Citroën Racing, ya que en sus pruebas especiales Ogier y Esapekka Lappi con los C3 le dieron el primer doblete a la marca desde Argentina 2015. El francés había hecho una audaz apuesta de compuesto de neumáticos el sábado por la mañana, que le funcionó tal como esperaba.

El séxtuple campeón es quien mejor ha cosechado en lo que va de 2020: 79 puntos, nueve más que su compañero Elfyn Evans y 13 más que Tänak.

Justamente un Citroën el que conduce quien marca el rumbo en WRC 2, Mads Østberg, 20 unidades por encima de Pontus Tidemand (Škoda).

El viernes a las 3:00 (hora de Chile) se efectuará el Shakedown. Ese mismo día, se disputarán dos parciales cronometrados desde las 11:08, terminando a la noche en el parque cerrado. La etapa del sábado se divide en seis pruebas especiales con una asistencia al medio y la segunda consta de otros cuatro, siendo el último el Power Stage cerca de la ciudad anfitriona. En total, el rally cubre una distancia de 707, 81 kilómetros (223 de velocidad y 484,81 de enlaces).