0

Los integrantes de la estructura lograron finalizar una fecha que se caracterizó por la dureza de caminos. Problemas de potencia en el Opel Adam de Eduardo Kovacs y dos penalizaciones a Martín Etcheverry, hicieron que la tarea fuera aún más compleja para los representantes del equipo de Santiago.

Una nueva fecha del RallyMobil acaba de finalizar en los sectores aledaños a Rancagua. La sexta cita del año se caracterizó por presentar un panorama complejo para todos los pilotos de las diferentes series, quienes debieron exprimir sus virtudes en pro de finalizar la carrera.

Los pilotos del equipo Kovacs Sport no estuvieron ajenos a esta realidad y, tras sortear los seis primes del día sábado, el domingo saltaron a la ruta con la intención de poder sacudirse de una irregular etapa. Los mecánicos trabajaron en la asistencia para revisar el auto de Martín Etcheverry y seguir monitoreando el desempeño del Opel Adam, máquina que llegaba a Rancagua tras su reparación luego de los problemas vividos en la fecha anterior.

Sin embargo, los inconvenientes para Eduardo Kovacs y Ricardo Rojas volvieron a manifestarse con una evidente pérdida de potencia. En conversación con el piloto, señaló: “Hemos tenido dos carreras muy complicadas en lo mecánico. Una vez en Santiago, llegaremos a trabajar en profundidad para poder encontrar la falla que hace que nuestro auto no pueda desarrollar toda su fuerza”.

De todos modos, el auto número 43 pudo finalizar la prueba y marcar un tiempo total de una hora, 18 minutos y 12,5 segundos, registro que lo dejó en la octava posición. Con el compromiso de trabajar en dejar el auto en perfectas condiciones para la próxima fecha, Kovacs buscará volver a su mejor versión en la próxima fecha.

Martín Etcheverry - Rancagua

Por su parte, Martín Etcheverry protagonizó una carrera en la que el esfuerzo fue evidente. Tras los problemas mecánicos del sábado, que lo obligaron a penalizar, el piloto saltó a la ruta este domingo con la intención de demostrar su nivel.

Respecto a la carrera que la dupla Etcheverry – Medrano lograron completar, el piloto señaló: “Nos vamos un poco tristes por todos los problemas que vivimos en esta carrera. La lucha en la R2 Lite está muy linda y nos gustaría poder coronar esta temporada de buena manera, ojalá en Osorno, con nuestra gente”, señaló el piloto que se mantiene en la parte alta del ranking de la subcategoría.

De esta manera, los pilotos están a la espera de la resolución de la organización respecto al lugar donde se realizará la próxima fecha. Ambos binomios buscarán dejar atrás los problemas y, con sus autos al más alto nivel, seguirán adelante con el propósito de volver a ser protagonistas de la próxima cita del RallyMobil.