0

 

El 4 de julio de 2015 a las 12:30 horas todo Chile se estremecía al conocer una dramática noticia. En el kilómetro 16 de la ruta G645 del sector de Huelquén, el piloto chileno Carlo de Gavardo, sorpresivamente se desplomó y dejó de existir. Un golpe durísimo para el mundo tuerca de Chile y mundo motor. Nos dejaba un personaje gigante, como persona, como deportista, también como padre e hijo.
De Gavardo no sólo dejó su huella en todas y cada una de las instancias deportivas en la que participó; Fue un pionero, un símbolo que abrió camino a las nuevas generaciones. Muchos vieron en su esfuerzo y tenacidad un verdadero ejemplo de poder hacer realidad los sueños. Su dilatada trayectoria lo sitúa como uno de los deportistas más importantes de la historia de Chile.
El ex motociclista es recordado por ser precursor en Chile del Dakar, la carrera más extrema del planeta. Incluso fue uno de los promotores para que la competencia se trasladara a Sudamérica en 2009, tras los problemas de la prueba en África en 2008.
Carlo de Gavardo dejó las motos y se subió a los autos en el mismísimo Dakar y en los últimos cuatro años su carrera se instaló en el Campeonato RallyMobil, dejando una huella imborrable entre sus pares pilotos, los equipos mecánicos, el personal de la organización y la fanaticada, que se identificaba a sangre con su figura.
Al cumplirse tres años de su partida queremos con estas palabras y estas imágenes rendir un merecido homenaje a su figura y su legado. Nunca te olvidaremos, sigues con nosotros en cada ruta que recorremos, ¡Gracias Carlo De Gavardo: NO SÓLO ABRISTE EL CAMINO, NOS DEJASTE HUELLA”.