0

Cuando durante septiembre el Campeonato del Mundo de Rally retome su ciclo 2020 en Estonia, se observarán varias cosas fuera de la común. El país báltico será nuevo en la categoría, ofrecerá una primera etapa que acapara ni más ni menos que el 70% de su itinerario y hasta un cambio en el orden de largada.

De no haberse implementado esto, se hubiera perjudicado el líder en la tabla de posiciones, Sébastien Ogier, al tener que transitar gran parte del evento compacto en el polvo de sus rivales que arrancarían antes que su Toyota Yaris WRC.

La medida se tomará de modo excepcional para la primera recorrida por las especiales sabatinas, volviendo al procedimiento normal para la siguiente, como sucede habitualmente en la segunda etapa, en la cual el líder general arranca con un orden invertido.

Si el experimento funcionara bien, la especialidad podría repetir el sistema otros eventos igual de cortos. Esto se modificó en 2017 luego de un largo tiempo de insistencia, sobre todo de parte del piloto francés, cuando el por entonces representante de Volkswagen Motorsport se veía obligado a hacer los dos primeros días abriendo la ruta.

Esta metodología se aplica en pocos lugares, siendo el campeonato Copec RallyMobil en Chile un claro ejemplo de ella, aunque con el total de los participantes largando invertidos.