0

Con un meritorio podio en la sexta fecha del Rally Argentino, el volante del team Conveyor Belt pasó el trago amargo de su abandono en el Gran Premio de Frutillar, donde apenas sumó un punto. “A Vicuña voy a ir con más ganas que nunca”, asegura.

Uno de los grandes damnificados que dejó la cuarta fecha del RallyMobil fue el experimentado piloto Alejandro Cancio. El neuquino -que venía mostrando una adaptación progresiva a la tracción delantera en las tres primeras paradas de la temporada- volcó en la PE 12 y se despidió tempranamente del Gran Premio de Frutillar. Pero, no hubo tiempo para lamentaciones, pues Cancio regresó a su país para correr el tradicional Rally de la Vuelta de La Manzana y se quedó con el segundo lugar de la clásica prueba al otro lado de la cordillera. Ahora, el crédito de Conveyor Belt apunta a lavar sus heridas en el campeonato motor más importante de Chile.

“La verdad es que la Vuelta de La Manzana fue una carrera bárbara. Hace cinco ediciones que vengo haciendo podio, pero aún no la he podido ganar. Sé que es una materia pendiente, porque soy local y crecí viendo esta prueba. Dentro de todo, el segundo lugar estuvo bien, porque venía de un terrible accidente el domingo pasado en Frutillar y apenas el auto terminó de volcar, tuve muchas ganas de volver a subirme y correr con más bronca todavía”, sostuvo el ex campeón argentino de clase N4 Light.

Haciendo el análisis del accidente que lo sacó de carrera en Frutillar, en el tramo que unió Ñapeco y Cau Cau, Cancio sostiene que erró la línea del ciego. “Era un ciego con curva, entonces cuando intenté doblar, las ruedas delanteras estaban en el aire y, por ende, no pude corregir la trayectoria y caímos fuera del camino. El auto, por suerte, es recuperable y el día martes después de la carrera el equipo ya lo estaba desarmando para llegar a Vicuña. Creo que lo vamos a lograr, porque el Citroën no sufrió un golpe importante, sino que fueron varios impactos que hicieron que el auto se desacelerara antes de golpear con los árboles”, explicó el volante navegado por Santiago García.

Sobre su próximo desafío en el Campeonato RallyMobil, Cancio no oculta sus deseos de revancha, y pretende dejar una mejor impresión en el norte. “A Vicuña voy con más ganas y bronca que antes, sabiendo que lo vamos a revertir. Quiero demostrar que he nacido para luchar, tal como lo he hecho a lo largo de toda mi trayectoria deportiva en Argentina. No voy a sentarme a esperar que llegue la R5 para mostrar mi nivel, quiero andar bien con el R3 antes de que termine este campeonato”, cerró un esperanzado Alejandro Cancio, que derrocha optimismo de cara a la quinta parada del campeonato.