0

Benito Guerra nació hace 35 años en la ciudad de México. Es una de las figuras experimentadas que tiene actualmente el Campeonato del Mundo de Rally, a punto tal que en su campaña ostenta el título en el grupo de Producción que consiguiera en 2012 con un Mitsubishi Lancer Evolution X, siendo el último piloto en adjudicarse esa categoría con tres victorias. Aquella vez, quedó por delante del argentino Marcos Ligato y se convirtió en el primer volante de su nacionalidad en alcanzar algo así. Otro título de semejante porte había quedado en manos de Pedro Rodríguez hace 50 años con un Porsche 917 de Sport Prototipos.

Con el tiempo, el norteamericano fue ascendiendo de clase y por estos días es uno de los animadores de la divisiones WRC 2 y WRC 3 con un Škoda Fabia R5. En 2019, Benito eligió al COPEC Rally Chile para su programa de competencias internacionales. No solamente quedó encantado con las características del evento y el lugar al que visitaba por primera vez, sino que se llevó un quinto puesto que por entonces lo ubica al tope del certamen.

Antes de que todo eso ocurra, Guerra pasó por una trayectoria siempre ascendente desde que se desentendió de la práctica de su primer deporte, el béisbol en la Liga Maya, pasando después a las motos con el Enduro, influenciado en cierta medida por el hecho de provenir de una familia de automovilistas, pues su padre también participó en rallies y competencias de coches clásicos y hasta su hermana Mercedes incursionó al volante tras fundar un equipo de mujeres en su país.

El norteamericano debutó en 2004 en el Campeonato Mexicano de Rally, coronándose en 2006 y 2007. Como paso previo a su capítulo mundial, Benito pasó por las carreras NACAM y los Campeonatos de España de Tierra y Asfalto con un Lancer con el cual fue subcampeón de Grupo N de Tierra en 2005. Volvería en 2010 para ahora sí adjudicarse el cetro. También llegó a conducir máquinas World Rally Car, como el Citroën DS3 de la escuadra francesa PH Sport.

Benito confesó: “Disfruté mucho de mi participación en el debut mundialista de Chile en 2019. Equivocadamente, quizás por estar en las mismas latitudes, suponía antes de ir hacia allí que la prueba podría tener semejanzas con el Rally de Argentina, pero la verdad es que fue algo muy distinto. Me llevé una grata sorpresa con los caminos de la región del Biobío, sus paisajes y la calidez del público. Ahora puedo decir que entre mis carreras favoritas ahora está la chilena junto con Polonia, Finlandia, Gran Bretaña, por ejemplo. En mi país habíamos podido ver por televisión sus fechas nacionales y sabíamos del buen nivel reinante en ese aspecto, prácticamente un ‘mini-mundial’. También me había hablado mucho sobre su calidad Marcelo Brizio, que me navegó varias veces y es un amigo desde hace tiempo, además de estar relacionado también hace mucho con la serie COPEC RallyMobil. En persona, pude vivir más a pleno todo eso que me habían comentado. Me impresionó cómo salió ese rally para ser que era su primera edición en la historia. Me encantó todo, tengo ganas de volver, de medirme otra vez con los locales rápidos que hay con los R5 como Jorge Martínez, Pedro y Alberto Heller, Martín Scuncio, Benjamìn, Vicente y Samuel Israel, entre otros, así que estoy deseando que se haga la edición 2021 para volver a estar entre sus anotados”.   

Del valioso palmarés de Benito Guerra, sobresale además su resonante triunfo como local en la Race of Champions (ROC – Carrera de los Campeones) en el Distrito Federal, para el delirio de la tribuna y tripulando diferentes autos. En sucesivas mangas eliminatorias, se dio con el gusto de derrotar a figuras de la talla de Sebastian Vettel, David Coulthard, Mick Schumacher, Helio Castro Neves, Tom Kristenssen, Andy Priaulx, Josef Newgarden, Pierre Gasly y Loïc Duval.