0

Elfyn Evans dio muestras esta tarde de continuar con el alto grado de motivación que lo caracterizó en Montecarlo y Suecia y que lo deposita en México como líder del Campeonato del Mundo de Rally al ser el piloto más veloz en el Shakedown de cinco kilómetros y medio llevado a cabo en Llano Grande, en las afueras de León.

También los Toyota Yaris WRC confirmaron su óptimo potencial, pues sus tres vehículos aparecieron entre los cuatro mejores clasificados, con el galés encabezando los registros con 3m41.8s (obtenido en su cuarta y última pasada) y solo el Hyundai i20 de Thierry Neuville infiltrado en la segunda plaza, a 0.6s. Tercero fue Sébastien Ogier a 0.7s y cuarto Kalle Rovanperä a 1.2s.

Décimo general, pero mejor coche R5 y primero en la clase WRC 3 quedó Oliver Solberg con su Volkswagen Polo GTI, con el que precedió al Ford Fiesta Mk. II del chileno Alberto Heller, muy efectivo en este precalentamiento en Norteamérica, a 5.6s del joven nórdico. Detrás de Heller se ubicó el local Benito Guerra con Škoda, el boliviano Marco Bulacia con Citroën y Emilio Fernández con otro Fabia, acompañado por primera vez por Rubén García.

La competencia se inicia esta noche con un superespecial urbano de 1.120 metros en la ciudad anfitriona y continúa mañana con el resto de la primera etapa de diez tramos más (135.10 km).