Por razones de público conocimiento, hubo que suspender en abril la que hubiera sido la primera fecha puntuable en Los Ángeles y la segunda en Ovalle. Del mismo modo, la cancelación de la prueba mundial de septiembre en las regiones de Biobío y Ñuble, han llevado a definir un esquema de competencias a realizarse a partir del mes de julio.

La inestable situación pandémica global y un cierre de fronteras que no garantiza de momento una apertura cierta en semanas venideras y las elecciones gubernamentales en ciernes son sin dudas motivos de injerencia sustancial en la conformación de nuestro futuro deportivo.

En este contexto, se cuenta con una evaluación muy positiva de lo realizado en marzo en Laguna Carén con la Copa Mobil 1™ de parte de las autoridades, que han ofrecido su apoyo irrestricto en función del debido cumplimiento de los protocolos y normas sanitarias, en un entorno controlado y seguro.

Con los diferentes municipios asumiendo el impulso económico, turístico y de difusión que trae aparejado un evento de Copec RallyMobil™ y expectantes de poder recibir a sus participantes, la actividad se reanudaría en julio con un programa de seis presentaciones más que se suman al Prólogo ya desarrollado en Santiago. Siendo dobles las dos últimas de ellas, se considera que las competencias con puntos para el certamen son ocho.

Tal como se preveía desde el advenimiento de la pandemia, la intención principal es mantener las fechas en cuanto a días de concreción de los eventos, preservando una mayor flexibilidad en lo referido a las locaciones. En el marco imperante, hay un conjunto de ciudades que van tomando fuerza como potenciales plazas cuyo ingreso no hay que descartar para este calendario.