0

Carlos Prieto empezó a correr hacer varios años. Aunque con sus intermitencias, lo cierto es que las últimas temporadas lo han visto consolidarse como piloto hasta que en 2019 obtuvo el título Copec RallyMobil en la clase R2 Lite junto a Mario Del Riego (h).

Los éxitos fueron llegando, pero ¿te acuerdas de tu debut en esta categoría?

Claro que sí. Cuando la clase N2 tenía muchos participantes, se hizo una carrera alrededor del lago en Llanquihue en 2001. Yo había comprado un Honda Civic con bastante uso, que fui arreglando para mi cometido. Tenía poca experiencia y mi navegante -un amigo- menos, así que las notas que me leía estaban por debajo de lo elemental. Había muchos nombres de peso por entonces y me dio gusto terminar sexto en esa división y segundo por el certamen Codasur. Uno era más inconsciente y no asumía los riesgos de hacerlo de ese modo, por más que conocía la zona. Luego, pasaron ni más ni menos que 17 años hasta que volví con el Ford Fiesta R2.

¿Uno de tus puntos más sobresalientes de la última temporada fue tu debut mundial en Chile?

La verdad es que nunca me olvidaré, pues fue mi primera competencia dentro del Campeonato del Mundo y me da mucho gusto que haya sido en mi propio país. Ya largar fue una experiencia única. Todo nos pareció espectacular porque vimos los equipos europeos y, observando, uno extrae ideas para aplicar aquí, saludos a los pilotos que son estrellas a nivel internacional y creo que todos los locales disfrutamos inmensamente de la experiencia en su conjunto, tanto dentro como fuera del auto.

¿A qué aspiras en el futuro?

Quisiera ir subiendo de clase. Las ganas siempre están, desde que regresé al automovilismo invirtiendo en la compra del Ford antes de pasarme a estos Peugeot 208. Me parece que el sueño de cualquiera de nosotros es estar sobre un R5. Dependerá de cómo vayan los negocios próximamente. La clase R2 goza de un presente muy bueno, con óptimos pilotos. Desde Puerto Montt, me gusta planificar bien cada rally para cumplir con los objetivos. Ir aumentando el ritmo tramo a tramo. Estos coches me permiten eso por el momento. Peugeot Sport ya ofrece la versión de esta máquina turbocomprimida, que es una linda alternativa. La opción de la R3 está descartada. Cuando sea que me toque subir, quisiera hacerlo dando un salto de un escalón más.