0

Emilio Fernández y Rubén García ya están en la cuenta regresiva para el Rally de Estonia, cuarta fecha del Campeonato del Mundo de la especialidad, que marcará su retorno a la clase WRC 3 desde que en marzo pasado fueran segundos en México.

Vienen de completar con éxito en ese país una prueba nacional que muchos equipos importantes también eligieron para entrar en ritmo y probar sus autos. Dialogamos con ellos para conocer más detalles de cómo se están preparando para la semana próxima.

¿Cuándo viajan a Tartu, la ciudad cabecera de la fecha mundial estonia?

RG: Tras la carrera del domingo último, nos quedamos en un pueblo pequeño llamado Misso, donde nos alojamos durante estos días. El domingo viajaremos hacia el epicentro de la competencia. Son poco más de 100 kilómetros.

¿Cuáles fueron las principales conclusiones que sacaron el Rally Lõuna-Eesti?

EF: Era una prueba corta que usamos para plantear distintas estrategias, simular condiciones en comparación a lo que será la prueba mundial de la semana que viene, ir revisando el desgaste de los neumáticos y -fundamentalmente- intentar al menos cuatro puestas a punto diferentes en el Škoda Fabia para determinar cuál funcionaría bien y cuál no. Nos anotamos para probar en competencia, no para procurar un resultado especial.

¿Cómo les fue con respecto a eso?

EF: Nos parecía que al principio nos oba a costar sentirnos cómodos tras varios meses de inactividad, pero la verdad nos dio gusto volver a correr. Por lo que tiene que ver con las gomas, nos sugirieron dejar puestas las mismas gomas durante toda la etapa para percibir cómo influiría ese tema, ya que en el Rally de Estonia la etapa del domingo habrá un día en el que no dispondremos de asistencia intermedia. El lateral del neumático se va gastando de a poco y se va perdiendo un poco de adherencia en las curvas, pero nada drástico si el itinerario no es largo. El tema es evitar pinchazos. Cambiamos la configuración del coche cuatro veces y dimos con una que realmente nos dejó muy a gusto en todo sentido.

Un rally y otro están cerca. ¿El tipo de caminos es parecido?

RG: Sí. Muchos nos preguntan si hay similitudes con Finlandia, al ser un país que se ubica al frente, con una geografía que no difiere tanto. La respuesta es sí, solo que con menos saltos. Creemos que volaremos más el fin de semana próximo. Casi siempre son tramos muy veloces. Incluso después del evento seguimos trabajando en las notas para adecuarlas a las curvas, que son todas del mismo tipo, entonces cuesta diferenciar las referencias entre una y otra. También hemos analizado bien las cámaras a bordo.

EF: Había aspectos casi iguales, pero me parece que lo verdaderamente importante de haber aprovechado esta oportunidad junto al equipo Toksport-WRT es que llegamos con más confianza y un rato sobre el Fabia R5 como para contrarrestar a los numerosos rivales que tendremos en la división WRC 3, que pudieron participar en varias pruebas europeas que se hicieron en el último par de meses, a diferencia de nosotros.

¿Este lunes ya participan de la prueba comunitaria?

EF: Así es. Apenas lleguemos a Tartu, como a todos, nos hacen una revisación por el tema del coronavirus, tras la cual nos habilitan los pases que nos hacen falta para movernos durante la carrera. Durante las tareas previas, en México nos ayudó mi hermano José Tomás, que ahora no pudo viajar, pero sí contamos con una colaboración total de la escuadra. Ross Whittock es el actual campeón europeo de navegantes junto a Chris Ingram, ya que ganaron el título 2019 con esta formación, y nos está dando una mano grande en asuntos logísticos.

¿En qué consisten los protocolos sanitarios que están aplicando con los participantes?

RG: Después del control médico a cada persona, se nos envía al correo electrónico y WhatsApp un código QR que se nos pide para ingresar al parque de servicios, que está vedado al público. A nosotros será en el cuartel general, pero los que llegan al aeropuerto, pueden hacerlo allí mismo. Una sola persona del equipo acude a la verificación técnica y administrativa. Imprimieron un carnet que nos exigen para que nos bajemos lo menos posible del auto en procedimientos como ingreso a parque cerrado, reagrupamientos, entrega de tarjetas en controles horarios. Nos reclaman usar la mascarilla en todo momento. No habrá ceremonia de largada, sino más bien una caravana por la ciudad. Se limitará la cantidad de espectadores, pero en Estonia los civiles o están obligados al uso de barbijos.

EF: En cuanto a esto, fue muy acertado llegar a Alemania con dos semanas de anticipación a modo de cuarentena, pues hace pocos días hubo un rebrote de la pandemia y se endurecieron algunas medidas de circulación.