0

El triunfo en el pasado Gran Premio de Rancagua abrió la posibilidad de que el exponente sureño pudiera subirse a un nuevo auto, cediendo su Chevrolet Cruze a su hermano, Gustavo Aguilar. De esta manera, ambos exponentes harán todo lo necesario para poder competir en la próxima fecha en Concepción.

La reciente fecha en Rancagua ha permitido que el oriundo de Porvenir vea con buenos ojos la posibilidad de obtener el campeonato en una categoría que está abierta. Sin grandes ventajas entre los exponentes que encabezan la N3, las opciones de Aguilar tras sus triunfos consecutivos son latentes.

Conversamos con el piloto sureño que nos dio a conocer una gran noticia. Es que en el mundo del rally se habla de las ventajas que entrega el Chevrolet Cruze respecto a los otros autos de la categoría. La situación, que nunca fue inconveniente para el piloto, tiene un vuelco tras la disputa de la sexta fecha.

Diego Aguilar comparte en exclusiva con rallymobil.cl la noticia del cambio de auto: “Después de la jornada del domingo, en donde me afectó mucho la lluvia con el auto, conversamos con mi papá y don Sergio Vera y nos acercamos a hablar con Carlos Muñoz. Ahí nos ofreció su Honda Civic y también correr por su equipo, así que lo pensamos y ayer decidimos cambiarnos de auto”.

Ahondando un poco más en la decisión, el piloto nos entrega sus argumentos: “Pienso que a Concepción van a ir todos los pilotos con opciones de pelear el campeonato y eso será complicado. Por eso optamos por aceptar el Honda y ya empezamos a trabajar en el cambio de auto con la revisión y puesta punto a cargo de don Sergio (Vera)”.

Pero la historia de los Aguilar con el Chevrolet Cruze no terminó en Rancagua. La decisión de cambiar el auto por parte de Diego, impulsa a otro piloto sureño a sumarse al RallyMobil: “Le ofrecí a mi hermano poder correr en el Cruze. La verdad es que yo considero que él es mejor que yo, por su experiencia principalmente. Así que él va a debutar en el campeonato con el auto en el que yo corría”.

Sólo buenas noticias golpean a la puerta de Diego y su familia, quienes llegarán a la cita en la octava región para demostrar el poderío de Porvenir en esta instancia nacional. Ahora es el turno de Gustavo Aguilar, piloto que en su ADN también exhibe la pasión por la velocidad que ha demostrado Diego en las dos actuaciones más recientes.

Ubicándose a seis puntos de la punta, Diego Aguilar buscará con este nuevo auto un mejor desempeño: “Si nos metimos en el baile, ahora tenemos que bailar no más. Decidimos arrendar este auto, que sabemos que es más rápido, para correr de igual a igual con mis rivales. El Chevrolet Cruze no es un mal auto, pero tenía que arriesgar demasiado para poder andar en la punta”.