Diego Aguilar va a la R3 a bordo del Clio aspirado que fue de Naser

El piloto oriundo de Porvenir sorprende a todos los fanáticos y deja la N3 para aventurarse a la categoría más importante del RallyMobil. Tras un largo periodo de definiciones, el volante magallánico se medirá ante los mejores exponentes del país.

Un largo capítulo es el que escribió Diego Aguilar para definir su situación para la próxima temporada del RallyMobil. Tras adjudicarse el subcampeonato en la N3, tras sus comentadas actuaciones en el último tramo del calendario del año pasado, poniendo en aprietos a pilotos más habituales del certamen, Diego cerraba el año con más dudas que certezas respecto a su futuro deportivo.

Las ganas siempre fueron evidentes. El piloto del extremo sur de nuestro país terminaba su temporada debut anunciando que apuntaría a la R2 para el 2017, aunque el aspecto económico era la principal traba para poder hacer ese sueño realidad. Pero, al parecer, a Aguilar las cosas le resultan a su voluntad y este miércoles ha podido definir su futuro en el RallyMobil.

En conversación con el exponente oriundo de Porvenir, conocimos de la noticia: “Es una noticia que confirmamos hace poco. Gracias a Cristian Naser, pudimos llegar a un acuerdo y con gran comodidad pude adquirir el Renault Clio que utilizó el año pasado. Lo pensé bastante porque no creía que iba a estar tan pronto compitiendo en la R3”.

En torno a sus futuras actuaciones, esta vez midiéndose frente a pilotos experimentados y de alta performance, Aguilar comenta: “La verdad es que me siento 20 escalones más abajo que Jorge Martínez o Cristóbal Vidaurre, por nombrar a algunos. Pero estoy dispuesto a aprender y a llegar a ser como ellos y este año quiero acumular experiencia, conocer el auto y modificar la hoja de ruta porque todo cambia con este gran paso”.

Respecto a la estrategia con la que enfrenta la nueva temporada, el piloto magallánico declara: “No pretendo ganarle a los pilotos más avezados, al contrario, quisiera aprender de ellos cosas nuevas. Este año será para adquirir experiencia, aprender mucho de cada carrera y de a poco acercarme a su nivel de manejo”.

Diego Aguilar también comenta los malabares que ha tenido que hacer para aventurarse a competir en la R3: “Todo parte por las facilidades que me dio Cristian “Pichón” Naser para adquirir el auto, porque de otra manera sería imposible para mí. También esto es gracias al esfuerzo de mi familia y por supuesto, el apoyo de mis auspiciadores.

El volante sureño reconoce que se encuentra en negociaciones para sumar nuevos auspiciadores de la zona: “Con el cierre de este negocio, pretendemos sentarnos a conversar para cerrar algún auspiciador, incluso en Santiago”. Finalmente, Aguilar asegura la compañía de Juan Pablo Oyarzo en la butaca derecha, además del apoyo técnico y mecánico de Sergio Vera, tal como lo hiciera en las carreras que disputó en la temporada pasada.