0

Emilio Fernández y Rubén García llegaron a Estonia un par de días atrás procedentes de Alemania, sede del equipo Toksport WRT con el que compiten en la clase WRC 3 del Campeonato del Mundo.

Lo hicieron no solamente para anticiparse a los protocolos sanitarios que el país de Europa del Este exige, sino también porque, a modo de preparativo de la que será allá la prueba mundial en septiembre que los tendrá como protagonistas en su regreso a la actividad, el binomio sudamericano desde mañana será de la partida de una carrera prácticamente idéntica, que les será de suma utilidad para entrar otra vez en ritmo.

Se trata del Rally Lõuna-Eesti. Traducido de su idioma original, sería el Rally del Sur de Estonia. Se trata de la segunda fecha de su torneo nacional, cuyo inició se produjo en julio. Por protocolo sanitario, no contara con ceremonias de largada, llegada (que se efectuarán desde el parque de servicios) ni podio.

Su lista de anotador llega casi al centenar de tripulaciones con autos de las ocho clases permitidas, desde coches más antiguos hasta modelos World Rally Car nuevos, de los cuales en efecto hay siete: los Ford Fiesta del local Georg Gross (ganador 2019) y del finlandés Esapekka Lappi, los Hyundai i20 Coupé del campeón mundial Ott Tänak y Thierry Neuville y los Toyota Yaris de Sébastien Ogier, Elfyn Evans y Kalle Rovanperä.

Este elenco excepcional se debe a que esos equipos oficiales también eligieron competir aquí para poner a punto sus coches y salir de su confinamiento deportivo. Además, hay 13 R5, varios R2 y Rally4 y modelos de Grupo N4.

El piloto chileno llevará el número 19 en su Škoda Fabia Evo y tendrá rivales difíciles, destacándose el Ford de Teemu Suninen, los Hyundai de Nikolay Gryazin, Jari Huttunen, Grégoire Munster y Ole-Christian Veiby y los Fabia de Eerik Pietarinen, Eyvind Brynildsen, Matthias Kahle y Raul Jeets.

Se permitirá la presencia de espectadores, pero habrá personal que pedirá un distanciamiento de dos metros cuando no sean familiares, a la vez que se cobrará entrada en todas partes, las que se venden en una red de estaciones de combustible de la zona. A todos se les recomienda el uso de mascarillas. El público esta no podrá acercarse a la asistencia.

El epicentro de esta 18ª edición es Võru. Iban a ser 11 pruebas especiales, pero se decidió cancelar las tres del sábado y recortarlas a ocho, todas concentradas el domingo próximo (23 de agosto). El rally se larga a las 9:00 y termina a las 19:30. Serán 382 kilómetros totales, 115 de velocidad, siempre sobre ripio, salvo por un breve sector urbano de pavimento.

El siguiente video muestra imágenes del mismo evento el año pasado: https://www.youtube.com/watch?v=blzlSSCEVLE