0

Luego de sortear los inconvenientes en la etapa de día sábado en el RallyMobil, Eduardo Kovacs y Ricardo Rojas lograron superar la etapa de domingo con éxito. El desempeño del auto 43 es más valioso tras la innumerable lista de exponentes que no completaron la jornada.

La cuarta fecha del RallyMobil 2017 ya es historia. El fin de semana entre el 28 y el 30 de julio fue el escogido para llevar a cabo el Gran Premio de Frutillar, evento deportivo que se transformó en un hito tras ser uno de los escenarios más complejos de la temporada.

Una fecha que tuvo de dulce y agraz para el binomio compuesto por Eduardo Kovacs y Ricardo Rojas. A bordo del Opel Adam, los integrantes de la categoría R2 mostraron un buen nivel frente a una ruta que no perdonó errores. A pesar de los inconvenientes de la etapa de día sábado, la dupla no bajó los brazos y este domingo fue en busca de una revancha tras los problemas con el auto.

El equipo de mecánicos trabajó arduamente para poder reparar el Opel Adam R2, logrando que el binomio fuera parte de los animadores de la etapa de día domingo. De 41 binomios que participaron de la última jornada del Gran Premio de Frutillar, apenas 27 de ellos lograron finalizar la prueba.

Uno de los que sorteo este importante desafío fue, precisamente, Kovacs, exponente que mira con buenos ojos su desempeño en Frutillar: “Fue un rally muy lindo, pero a la vez muy complicado. Afortunadamente, logramos reparar el auto y ser parte de los que completamos la segunda etapa que fue muy difícil. Quedamos con el auto en buenas condiciones para el próximo desafío en el RallyMobil”.

De esta manera, el volante que integra la R2 ya piensa en la próxima cita del campeonato, a efectuarse en Vicuña. El próximo 1, 2 y 3 de septiembre, el rugir del Opel Adam se trasladará al norte para seguir siendo protagonistas de una de las competencias más exigentes del RallyMobil: La categoría R2.