0

Antes de que un país se adjudique el ser sede para una fecha del Mundial de Rally, WRC por sus siglas en inglés, de cumplir una serie de pasos. El punto final del largo proceso para adjudicarse la sede es organizar el Candidate Event, el que Chile vivirá del 20 al 22 de abril.

Lo primero para lograr adjudicarse una fecha del WRC es pasar de la teoría a la práctica: se debe convencer a los promotores del WRC y de la Federación de Automovilismo de que el país interesado cumple con todos los requisitos para adjudicarse el evento, en caso de que se abra una vacante, ya sea porque el calendario contemplará más fechas o porque una de las locaciones perdió su categoría por no cumplir con las exigencias, como sucedió este año con Polonia por temas de seguridad.

En caso de levantar el interés de las autoridades del WRC, el paso siguiente es demostrar que todo lo prometido es factible de llevar a cabo. Para ello, se realiza una visita técnica donde son evaluados una serie de factores. Entre los temas deportivos que se verifican destacan la seguridad de los espectadores, cumplimiento de la cronología, road books, distancias reglamentarias y calidad tanto de las rutas como de los enlaces, servicios médicos y seguridad en todos los aspectos.

Para lo administrativo pesa el que exista una hotelería acorde al evento, aeropuertos y vías de comunicación adecuadas para el movimiento que implica una fecha del WRC.

De cumplirse todos los pasos anteriores, es decir que exista un cupo en el calendario y haber sorteado con éxito la visita técnica, además de haber levantado el real interés de las autoridades, lo siguiente es organizar un Candidate Event, conocido también como Pre Mundial.

El Candidate Event, en términos prácticos, es una fecha del Mundial a menor escala, pues no acuden los pilotos que están compitiendo normalmente en el WRC, ni llega la cantidad de espectadores que acude realmente al Mundial ni se mueve toda la prensa que realmente llega al WRC. En todo lo demás, es un verdadero evento mundialista.

En el Candidate Event, normalmente acuden vehículos del WRC los que son conducidos por pilotos tester para evaluar entre otros puntos la calidad de la ruta y la seguridad del público. Además de los vehículos del WRC, también se dan cita comisarios, oficiales y control de cronometraje de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) de modo de ser una maqueta del Mundial.

En el caso específico de Chile, fue necesario un largo tiempo de gestiones, viajes y exposiciones para demostrar que el RallyMobil es un evento de historia, calidad y un certamen que va a la vanguardia y de la mano con el desarrollo internacional. Prueba de lo último es que el parque automotriz contempla más de 40 vehículos de la serie “R”.

Con respecto al tema calendario, las autoridades tanto del WRC como de la FIA, quieren ampliar la cantidad de fechas en el año. “Parte de nuestra estrategia de crecimiento es que queremos aumentar el número de carreras, quizás hasta 16 anuales, pero no hay fecha pensada para eso. Idealmente querríamos tener la mitad del calendario fuera de Europa”, declaró tiempo atrás el CEO de WRC Promoter, Oliver Ciesla.

Tras cumplir exitosamente con la visita técnica, que fue realizada en mayo de 2017, quedó agendado que el Candidate Event para Chile sería en 2018, una semana antes del WRC de Argentina. Y este es el evento que Concepción será sede entre el 20 y el 22 de abril y para el cual el RallyMobil se ha preparado adecuadamente y está trabajando en forma detallada en cada aspecto que será evaluado, los mismos que en gran parte han sido demostrados en sus 19 años de historia y que hoy convierten al campeonato en un punto de atracción para pilotos del continente.