El prometedor debut de Pedro Heller en la élite del rally mundial

México fue el lugar escogido por el piloto chileno para iniciar su aventura internacional junto a su navegante, Pablo Olmos. Compitiendo en la WRC2, el binomio escribió el primer capítulo de este camino en el que buscarán experiencia y rodaje para protagonizar la categoría en el futuro.

De menos a más es la frase con la que podríamos resumir el trabajo de Pedro Heller y Pablo Olmos en su debut en el WRC. Este binomio, que hizo sus primeros kilómetros en el RallyMobil, ha paralizado a los fanáticos chilenos de la actividad en un fin de semana donde vivieron de todo. Con más progresos que tropiezos, la dupla ve en esta primera experiencia en el Rally de México un esperanzador antecedente para el futuro.

Tras una primera aproximación marcada por el evidente progreso en los tiempos, el día jueves en la Plaza “El Zócalo”, la dupla Heller – Olmos se disponía a disputar los primeros primes en tierra, un terreno en el que acumulan cierta experiencia gracias a sus actuaciones en el RallyMobil. Por problemas logísticos, las primeras dos especiales fueron suspendidas, sin embargo, al momento de actuar pudimos ver cómo este binomio adquiría más y más confianza.

A medida que transcurrían los kilómetros, Pedro Heller se acostumbraba más a su Ford Fiesta R5 y dejaba atrás su experiencia en los autos de tracción simple con los que compitió en Chile. Una rotura en una de las bandejas, ocurrida a poco de iniciar la etapa, privaba al binomio de poder completar el día. De todos modos, al final de la etapa anotaba un tiempo de una hora, 33 minutos y 10,4 segundos, registro que lo ubicaba en el lugar 19 de la clasificación general y cuarto entre los participantes del WRC2. El auto logró ser reparado y Pedro Heller lograba reenganchar para la siguiente jornada.

Para la etapa de día sábado, el binomio chileno – argentino salía con todo tras sortear los inconvenientes en su auto. Nueve primes eran los que tenían por delante y la disposición era seguir mejorando. En su afán por descontar segundos, el binomio completaba gran parte del día pero un despiste en el prime 14 lo dejaba sin opciones de continuar. En los tramos que logró disputar sin problemas, la diferencia del auto 33 frente a los más experimentados del WRC2 era muy estrecha.

Con una nueva reparación, esta vez un poco más profunda, el Ford Fiesta R5 de Heller y Olmos volvía a la ruta el día domingo para disputar los últimos dos primes del Rally de México. Dos tramos que fueron sorteados sin inconvenientes y que permitieron que la dupla se ubicara en el lugar 18 de la general y ocupara la cuarta posición en el ranking del WRC2. El binomio del sur de América registró un tiempo total de cuatro horas, 34 minutos y 13,6 segundos.

A través de sus redes sociales, Pedro Heller transmitió sus sensaciones luego de finalizar la competencia en tierras aztecas: “Sentimientos encontrados, quizá no ha sido el debut soñado, pero sin duda que ha sido una experiencia inolvidable”. Con la promesa de ir al Rally de Argentina, el piloto también agradeció a aquellos que le manifestaron su apoyo en los días de competencia y reafirmó su compromiso de lograr algo importante para Chile.

El resumen de esta experiencia protagonizada por Pedro Heller y Pablo Olmos hace pensar en lo provechoso que puede ser su progreso en la instancia internacional más importante de la disciplina. Tal como lo adelantó en entrevistas previas, el piloto nacional buscará esta temporada el aprendizaje necesario para ser protagonista de los campeonatos venideros. El Rally de México ha quedado en la historia personal del piloto como una buena primera experiencia de cara a su objetivo de dejar en lo alto el nombre de Chile.