0

Si bien Pedro ya se coronó campeón, su hermano Alberto abrochó el primer triunfo de la temporada, mirando por el retrovisor al resto de participantes de su categoría.

El menor del clan Heller tuvo un fin de semana de ensueño. Había anunciado por todos lados que se tenía fe y finalmente logró ser el líder de su categoría en la séptima fecha del campeonato RallyMobil 2015.

El panorama fue todo a favor de Alberto Heller, incluso el inconveniente tempranero que afectó a su hermano Pedro y que lo dejó fuera de algunos primes de la jornada sabatina. Pero el primer lugar del “Beto” no es producto de errores ajenos. Muy por el contrario, el resultado de la R2 es todo mérito de él y su navegante. No es casualidad que la conducción de Alberto Heller liderara toda la fecha, ni tampoco es una consecuencia sospechosa que triunfara en 6 de los 12 primes disputados. ¡No!

El desempeño del Peugeot 208 R2 es fruto del trabajo mancomunado de Alberto Heller y su navegante Gustavo Beccaria. Ambos se han encargado de estar siempre en la lucha y demostrar que, con paciencia y esfuerzo, los resultados no tardan en llegar. El binomio a bordo del auto número 51 eclipsó a los fanáticos y asistentes con un tiempo final de 2 horas, 6 minutos y 57,3 segundos.

Pero los buenos resultados no sólo acompañaron al menor de los Heller. Pisándole los talones se ubicó Joaquín Ruiz de Loyzaga, piloto muy joven que junto a su navegante Claudio Ocampo hicieron un trabajo más silencioso, pero a la vez muy efectivo. Tan cierta es la afirmación que la diferencia entre el primer y segundo lugar no superó los cuatro minutos.

Detrás de ellos se ubicaron José Tomás Lepe y Mario Del Riego, quienes cronometraron un total de 2 horas, 14 minutos y 25,5 segundos, quedándose con la tercera plaza de la categoría de los “pura sangre”.