0

Aún convaleciente y viviendo un nuevo proceso de cuarentena, ahora desde su casa, Felipe Horta, Productor General del Copec RallyMobil, conversó con nosotros para contarnos su experiencia tras ser protagonista de una carrera que seguramente nunca pensó en correr.

Son muchos los testimonios que día a día  surgen de los pacientes afectados por la delicada situación de salud que vive el mundo, pero claramente quienes conocen a Felipe Horta no se lo imaginan encerrado, sin estar hablando de su pasión por el rally, sin comentar una nueva idea de la proyección y desarrollo del Copec RallyMobil. Y eso fue solo una parte de lo que ha vivido en los últimos treinta días. “No le deseo a nadie padecer esta enfermedad. Es terrible desde lo físico y, sobre todo, en lo humano, por no poder estar en contacto con mi familia, con mis amigos, mis compañeros de trabajo y de la inmensa cantidad de fanáticos del rally. Es algo que nunca me hubiera imaginado”, comenta al comenzar esta conversación a distancia.

Su rostro ya es el de siempre. Se le ve sonreír y hasta tirar un par de tallas. Sin embargo, sus primeras reflexiones van siempre más allá y, en el fondo, quiere aconsejar a la gente. “Como sabrán, me estoy recuperando paulatinamente de la enfermedad que hoy afecta a muchos en el mundo. Es en estas situaciones cuando uno se da cuenta acerca de la fragilidad del humano como raza, de la importancia que representa la unión entre las personas, la fraternidad, el amor y la contención. Este es un período que nos invita a la reflexión y al análisis profundo sobre cómo nos desenvolvemos en la vida, cada cual en lo que hace, si bien evitando hasta nuevo aviso algunas cosas que asumíamos como obvias, como los vínculos sociales, por ejemplo. Debemos seguir normas de higiene específicas y acatar las determinaciones de las autoridades sanitarias. Esa es la única forma de acortar la brecha que nos devuelva a la cotidianeidad como la concebíamos. Miro esto desde un ángulo positivo, a la vez que le agradezco a Dios estar saliendo adelante. En lo personal, quiero transmitirles mi emoción por el afecto recibido de parte de tanta gente que con cariño y respeto ha manifestado su preocupación e interés por mi salud”, señala quien es la cara màs visible del campeonato COPEC RallyMobil.

¿Cómo piensan proceder al corto plazo?

Hablando de nuestro campeonato, no me caben dudas de que atravesaremos un año ciertamente no de los más fáciles. Sin embargo, no temo por lo que nos toque cuando podamos reanudar la actividad porque buscaremos las oportunidades de mantenernos cerca de la gente que nos quiere, aquellos que anhelan esta cultura llamada RallyMobil que ya lleva dos décadas y entra a su 21° temporada con logros sin precedentes a sus espaldas, como el nivel alcanzado en el ámbito nacional y hasta nuestro primer evento por el Campeonato del Mundo en Chile casi 12 meses atrás. COPEC es una empresa que está muy bien preparada para lo que está ocurriendo y nuestro certamen posee un valor inclusivo sumamente relevante. Esta ha sido una marca pionera en el deporte chileno, sobre todo cuando hubo que construir un evento de magnitud y, fundamentalmente, de forma absolutamente gratuita para el público, una de las razones que agranda esta pasión generada por el rally. También tiene mucho que ver en esto el nivel de compromiso de cada uno de los integrantes del equipo de trabajo en nuestra organización.

¿Qué idea de futuro tienen?

No podemos pronosticar fechas. Esto es como una tormenta desde un barco en el cual el capitán decide llevar la nave a un fiordo hasta que pase lo peor y volver a navegar después, en el instante preciso. Tenemos que aprovechar que pocos países cuentan con la cantidad de vehículos R5 en su serie nacional como nosotros, así como nuestros incontables seguidores incondicionales. Esta es una suma de factores que nos invita a mantener la tranquilidad y la calma para pedirle a Dios la claridad necesaria para seguir apreciando el apoyo recibido, la estructura sólida que hemos armado, la cobertura de los medios de comunicación, las autoridades que nos avalan, el entusiasmo de los fanáticos, los participantes chilenos y del extranjero que realzan la especialidad, las ciudades que nos quieren corriendo en su zona, el concepto de Pre-Mundial previsto para fines de 2020 en la región del Biobío y una larga lista de cosas que nos fortalecen.

¿Podría suceder que luego del invierno se compriman los tiempos para la realización de los eventos en los meses que le quedarán al calendario?

Es muy difícil hacer una predicción ahora porque la información sobre la realidad va cambiando casi día a día. Me inquieta más preservar el valor emblemático que tiene COPEC RallyMobil y el Rally Mundial de Chile para esta nación. Pronto veremos qué rumbo tomar en lo deportivo. De momento, priorizamos sostenernos con la fuerza de la que hemos hecho gala hasta este punto, una fuerza que nos permite ser reconocidos como uno de los países dueños de un torneo nacional que está entre los mejor organizados del mundo, incluso por lugares que llevan una larga tradición en la materia. Por supuesto, que esto no se logra sin la venia de patrocinadores, municipios, policía, bomberos, carabineros y todas las áreas que siempre estuvieron dispuestos a elevar a Chile a un sitio bien alto del deporte motor a lo largo de 20 años. Yo siempre agradezco el respaldo en este sentido de COPEC y Mobil 1 como marcas, pues gracias a ellos pudimos escribir esta historia.

Mientras esto pasa, desde la producción se revive el lindo trayecto recorrido a través de los recursos comunicativos…

Así es. Los otros días me puse a ver en el material de selección de nuestra web el especial de María Las Cruces en nuestra cita mundial de 2019 y recordaba que para llegar a ese hermoso espectáculo en la etapa del viernes atravesamos no pocas dificultades, incontables charlas con las autoridades, etc. Por fortuna, los números de la audiencia que hemos tenido incluso en este período tanto en las emisiones de +Motor Radio como en nuestra web y redes sociales nos asombran y, a la vez, hablan por sí solos de la fidelidad de los innumerables seguidores que están pendiente de cada rally realizado. Eso también me recordó la óptima opinión sobre la largada protocolar que disfrutamos en Chile y la anécdota de cuando Sebastián Etcheverry le preguntó a Oliver Ciesla, promotor del WRC, porqué en el campeonato mundial no hacían algo parecido en cada carrera y su respuesta fue “porque no dispongo a tiempo completo de Felipe Horta y su personal”. Ahí es donde se perciben la pasión y las ganas que le ponemos a esto.

¿Te gustaría ofrecer una conclusión para esta instancia?

Me parece que hay demostrar templanza y evitar por un tiempo más el contacto personal. No dudemos que por algunos meses tendremos que limitar eso, al igual que la forma de llevar adelante nuestros empleos y nuestras actividades. Ahora hay herramientas virtuosas en lo mediático que, combinadas con la tecnología, nos posibilitan continuar llevándole a nuestro público siempre leal la emoción del automovilismo, logrando mantener latente el fruto de estos 20 años de progreso con el esmero de la compañía y de nuestro grupo de trabajo. Vivimos un tiempo que hay que transcurrir con mucha humildad para enfrentar los desafíos, ya que esa humildad es una virtud pacificador del espíritu. Haber llegado hasta aquí es algo construido por todos. En estos momentos, estamos todos unidos y a la misma altura. En contingencias así, los humanos que tenemos arraigados en el alma los conceptos del emprendimiento, del trabajo y del respeto por el otro tenemos que trasladar a los demás un mensaje de amor y paciencia, pues solo así podremos salir de este inconveniente.