0

¿Qué tal has terminado tu trabajo con miras al Rally de Turquía a poco de largarse?

Bien. Hemos visto que será un rally muy duro, parecido al del año pasado, que fue bastante cruel para todos los autos y por supuesto que para los R5 también.  

¿Cómo fueron los reconocimientos de la ruta en los alrededores de Marmaris?

Quedamos satisfechos. Yo me encontré con un terreno parecido a cuando vine con el Ford Fiesta R2 en 2018. Todo es muy similar y más de una prueba especial es la misma. Previsiblemente, hay mucha piedra suelta y curvas muy cerradas y sectores angostos, pero cada tanto aparece de la nada algún trecho más rápido. Da la impresión de que los caminos han sido modificados por máquinas viales, lo que no quita que la superficie siga siendo rocosa. Los World Rally Car seguramente van a dejar sucia la trayectoria para quienes venimos más atrás.

¿Cuál sería tu planteo para esta competencia?

Me parece que al principio habrá que ser tranquilo ya desde los dos tramos de mañana. Aquí, lo de golpear o no una piedra filosa que ponga en riesgo los neumáticos verdaderamente se convierte en una lotería. Hay que acertar las partes donde uno puede acelerar más y las que no. Con Rubén García, volvimos a esforzarnos en la confección de buenas notas tratando de que nos vaya mejor que en Estonia. El calor jugará sus cartas también, pues pasado el mediodía llegamos a medir 39 grados fuera del auto. Hay un parcial de 38 kilómetros que puede ser el más complicado, ya que mezcla secciones trabadas con veloces, piedras chicas con grandes y una serie de características que lo hacen difícil.

¿Han definido algo sobre la configuración del Škoda Fabia con Toksport?

Para empezar, este fin de semana estrenamos un motor 0km. Tuvimos que cambiarlo porque no alcanzaba el tiempo para reparar el que se había dañado en estonia. El impulsor funcionó muy bien en el ensayo que hicimos el lunes. También se revisó la electrónica, que está perfecta, y se subieron las suspensiones, buscando que el coche quede alto para afrontar mejor el piso roto que caracteriza a la fecha turca.