Equipo de la fecha: Nissan Automotora Agustinas

Los hermanos Fernández terminaron en el podio del Motorshow en dos categorías distintas y planifican un 2013 para salir con todo por una corona.

En el Motorshow de 2011, Juan Ignacio Fernández terminó segundo en la N3 Light y Eduardo Fernández no pudo seguir más adelante por problemas de caja. Por eso, la meta del equipo Nissan Automotora Agustinas era mejorar esa actuación. Y lo cumplieron con creces.

Juan Ignacio se consagró campeón de la misma categoría, mientras que Eduardo llegó a la final y terminó tercero de la N3. Ambos resultados dejaron muy conformes a la escudería. “Estamos muy satisfechos. Lo sucedido en La Moneda reafirma que nosotros dos, junto a Jorge Mödinger y Valeria Mariani, tenemos potencial para ir más arriba y pretendemos ir el próximo año por los campeonatos”, comenta Eduardo.

La clave, a juicio del piloto, para conseguir los buenos resultados en el Motorshow es la forma de manejar. “Gran parte es por la técnica de manejo que nos enseño mi viejo desde los 10 años. Los dos somos pilotos finos de manejo y eso también ayuda en tierra, donde también andamos bien, pero cuidamos más el auto”, explica.

A propósito de su padre, Eduardo “Lalín” Fernández fue un legendario piloto y un referente del automovilismo nacional. A él y a su familia les dedicó el triunfo de la N3 Light Juan Ignacio, en un gesto emotivo que también tocó al hermano: “Los que sentimos esta pasión nos emocionamos más fácil que el resto. Somos una gran familia del automovilismo y sentir que tus hijos y tu viejo te vean en la galería ganando te emociona”.

Para 2013, Eduardo Fernández ya tiene las líneas trazadas para el equipo. “En la base estamos consolidados y ahora estamos armando la logística. Tendremos un jefe de equipo y mecánicos distintos para trabajar más profesionalmente. No queremos estar preparando todo a última hora y tener mínimo ocho días de entrenamiento”, explica el piloto quien seguirá junto a Valeria Mariani como su navegante.

“Ella me apoya mucho, se siente segura de cómo manejo y la he ido ayudando en armar buenas hojas de ruta. Nos tenemos mutua confianza. No tuve otro navegante con la capacidad de llevarme más rápido y ella se dio cuenta de eso”, define Fernández, quien buscará sí o sí el título de la N3 para 2013: “No cuidaré el auto y saldré con todo para ser campeón”.