0

El equipo, con sede en la octava región, ha desarmado sus autos para poder resolver todos los inconvenientes y renovar piezas para enfrentar la temporada 2017 del RallyMobil. Con los autos en óptimas condiciones, ambos binomios trabajarán para acumular kilómetros de entrenamiento y así llegar en buen ritmo a la disputa en la R2.

Rudel Racing es uno de los equipos con más presencias en el último campeonato. Con dos exponentes figurando en la R2, esta estructura se caracteriza por su profesionalismo y el trabajo serio en pro de conseguir buenos resultados deportivos. Sin ir más lejos, el 2016 sorprendió a todos al ser los primeros en traer a Chile el Ford Fiesta turbo, modelo que había sido estrenado hace sólo unos meses en el extranjero.

Con la presencia de estos autos, parte de la vanguardia deportiva a nivel mundial, el equipo buscará ser nuevamente protagonista de la R2. Recordemos que Joaquín Ruiz de Loyzaga obtuvo el tercer lugar de la categoría, una de las más exigentes del RallyMobil y el resultado es fruto del buen trabajo de esta estructura.

Conversamos con Rodrigo Ruiz de Loyzaga, quien encabeza Rudel Racing, para conocer en qué está el equipo de cara a la próxima temporada: “Los autos serán sometidos a una mantención completa. Encargamos todos los kits de repuestos a España y esperamos competir este 2017 con todo renovado, incluso las gráficas”.

Complementando la información respecto a los planes del equipo, el padre de Joaquín comenta: “Vamos a trabajar durante estos meses de verano, en los talleres de Rudel Racing, porque los autos están completamente desarmados. Lo hacemos para revisar el estado en el que están y poder instalar los repuestos que deberían despachar esta semana. Estamos renovando todas las piezas que ya cumplieron con su kilometraje”.

Otro de los aspectos que abordó la entrevista hizo relación con la pretemporada que también planifica el equipo para sus dos binomios: “Queremos hacer entrenamientos pero es la parte más complicada porque prima un elemento importante que es la seguridad. Tenemos que conseguir caminos y hacer un despliegue que garantice que no va a pasar nada malo, pero vamos a trabajar en conseguir caminos privados para poder hacer algunos kilómetros cuando los autos estén listos”.

Finalmente, Rodrigo Ruiz de Loyzaga anuncia que como estructura se trazan objetivos similares a los del año 2016. El tercer lugar de su hijo, Joaquín, lo ilusiona con poder tener un desempeño que le permita destacar en una R2 del 2017 que promete la misma competitividad exhibida en el campeonato pasado.