0

Bien es sabido que uno de los cambios de marca más mentados con miras a la temporada 2020 del campeonato COPEC RallyMobil es el de Francisco López, que deja de lado el Peugeot 208 T16 para pasar a conducir un Škoda Fabia dentro de la clase R5.

López tenía programada su primera prueba con el equipo CBTech para los días 21 y 22 de este mes, pero la propagación del coronavirus y las medidas de sanidad que hay que tomar al respecto por supuesto que han impedido ese contacto de López con el auto checo.

“Tenía muchas ganas de subirme al Fabia la semana pasada como estaba contemplado, pero por ahora es más importante resguardar la salud y estar en casa. Eso significa que no puedo comparar fehacientemente, así que el único R5 que puedo evaluar desde el volante es el Peugeot que he conducido en los últimos dos años. He hablado con algunos colegas y me dicen que muy probablemente lo note menos agresivo que al 208, que en algunos tramos me costaba llevar con cierta soltura.

Me queda la tranquilidad de saber que tengo un arreglo cerrado con ellos y que seré asistido por su escuadra con la supervisión de Javier Montero porque son ni más ni menos que los campeones actuales. Jorge Martínez, quien también corrió en el 208, me explicó que la suspensión no es excesivamente rígida y que el Škoda debería parecerme más dócil. Será interesante compartir vivencias, aunque desde la carpa del lado en el parque de servicios, con gente experimentada como Martínez o Alejandro Cancio y también Alex Heilbrunn. El hecho de no poder hacer una buena prueba me cayó como un baldazo de agua fría, pero la realidad es que hoy por hoy nadie tiene otra alternativa.

Con Nicolás Levalle, no vemos la hora de que se retome la actividad para poder disfrutar de nuevo el cariño de la gente que se acerca a vernos en las plazas de donde largamos, en cada provincia, los niños que me traen sus dibujos, el nivel mundial que tenemos en Chile con la ceremonia de partida y todos esos instantes en los que el público me hace sentir campeón de nuevo. Yo soy uno más de los agradecidos por este campeonato nacional que tenemos y hay que cuidarlo.

En cuanto al 208, se trata de un coche duro, que está sano, que no causa problemas, con una mecánica simple y un buen lote de repuestos que hemos acumulado en dos temporadas. De momento está guardado, pero hay un par de interesados en competir con él, así que no sería raro verlo en acción antes de lo que muchos supondrían”.