0

Con su revitalizador triunfo en el sur, el campeón vigente de la N3 retomó el liderato en la clasificación y, con ello, ahora buscará administrar la diferencia para repetir los abrazos a fin de temporada.

La opinión parece cada vez más generalizada entre los protagonistas de las diferentes categorías del RallyMobil. El Gran Premio de Frutillar fue un desafío difícil de sortear, pero que, para aquellos que lograron superarlo, se convirtió en un bálsamo que reafirma las convicciones de cara a la segunda parte de la temporada. En conversación con el sitio oficial del Campeonato RallyMobil, Franco Illino -flamante vencedor en la N3 y nuevo líder de la serie- no solo conversó con respecto a su notable actuación, sino que subrayó la complejidad de un rally donde jamás tuvo certeza de poder llegar al último tramo.

“El balance es tremendamente positivo. La verdad es que fuimos a Frutillar súper contenidos en las expectativas, porque había una armada local de más de diez binomios. En el Avosur se corre en caminos bastante parecidos a los que tuvimos en Frutillar, entonces fuimos con la perspectiva de entender que nuestro rival era Pedro Devaud”, comentó el piloto del equipo Suzuki que pilota un SX4.

36188179536_f1d6294490_o

Illino agrega que fueron varios los imponderables que, junto a su navegante Christian Troncoso, debió superar en Frutillar. “Rompimos un perno de la cuna, que hizo que el auto se desalineara constantemente; se nos salió un poco del eje izquierdo y, por tanto, perdíamos aceite de caja y me mojaba los frenos, que tampoco respondían bien. En el prime 10, incluso, se me soltó el volante. Me pasó de todo, pero gracias a dios logramos siempre llegar a la asistencia. Fue una carrera de mecánicos y navegantes, y la prueba más sicológica desde que soy piloto. En eso creo que primaron mis diez años de experiencia como navegante y los 35 que tiene Christian arriba del auto”, enfatizó Illino quien sumó 29 puntos en el sur y ahora encabeza la N3 con 77 unidades.

Finalmente, el santiaguino habló de la siguiente fecha, el Gran Premio de Vicuña, donde adelanta que la clave será andar con cautela. “Tengo 16 puntos sobre Pedro (Devaud). Sé que tengo que saber administrar mi ventaja. Vicuña es una fecha muy exigente. El año pasado rompí la caja de cambios y tengo claro que hay que andar con muchísimo cuidado. En el peor de los casos, hay que asegurar un buen segundo lugar para luego ir a matar a Rancagua, que tiene caminos que me acomodan mucho más”, finalizó el crédito capitalino quien también adelantó que sigue viendo opciones para saltar a la R2 en la temporada 2018.