0

Invitado a nuestro capítulo de hoy de +Motor Radio, Gustavo Trelles vertió elogiosos conceptos en relación a la realidad actual del Rally en Chile.

El uruguayo de 64 años es palabra más que autorizada. Es cuádruple campeón mundial de Grupo N, títulos todos que obtuvo de forma consecutiva con distintas evoluciones del Mitsubishi Lancer entre 1996 y 1999, navegado por Jorge Del Buono y Martín Christie.

Participó del Motorshow en Santiago en 2011 y 2012. Con un Renault Clio R3, ganó en los tiempos una dura final contra Ingo Hoffman.

Trelles dijo durante el programa: “Hoy en día, el campeonato nacional Copec RallyMobil que tienen los chilenos es lo más parecido a una serie internacional que podemos encontrar en Latinoamérica. Especialmente en los últimos años, han logrado convertirse en la referencia de este continente, superando a otros países con largas décadas en organización, montaje, nivel técnico, difusión, equipos y formación de pilotos y navegantes. Sin hablar cuantitativamente, sus participantes y sus medios mecánicos son fácilmente comparables a algún lugar bien desarrollado de Europa en materia de Rally. Estando cerca en la región, me da gusto ver que hayan alcanzado esta calidad e incluso haber accedido a un sitio en el calendario mundial hace poco. Guardo muy lindos recuerdos de mis incursiones por el Motorshow santiaguino. Yo sigo despuntando el vicio no solo con el Rally Legend, sino también en el Campeonato Argentino de Rallycross, que al tener al mismo tiempo rango Sudamericano, espero que en algún momento visite el país así puedo volver a competir allí”.

A los 14 años, Gustavo se anotó en su primera carrera de motos alrededor de la plaza de Minas, su ciudad natal. La ganó. Como espectador de algunas competencias importantes en su tierra, recuerda la imagen del paso de Luis Etchegoyen y Federico West, que ya trascendían dentro y fuera de sus fronteras. Terminaría siendo su joven compañero de equipo con los inolvidables Ford Escort ingleses de tracción trasera.

Luego, Fiat confió en él y le devolvió títulos nacionales con modelos exitosos como 128, 125 Berlina y Cupé y más tarde con 147, el pequeño vehículo de 1.100 cc con el que debutó a nivel mundial en 1981 en el Rally de Brasil, siendo increíblemente seto en la clasificación general.

En 1986, decidió probar suerte en Europa. Se fue con un ajustado presupuesto, pero al año ya se había coronado campeón español de asfalto en Grupo N con un Renault 5 GT Turbo de motricidad delantera. Eso le abrió las puertas para conseguir apoyo para la misma división, pero en el Campeonato del Mundo, donde con el correr de las temporadas terminaría convirtiéndose en neto dominador y quien más cetros ha conseguido con coches de producción. Lancia España aprovechó también para hacerle conducir un brutal Lancia Delta S4 de Grupo B que llevó a tres campeonatos de tierra y un Delta de Grupo A con el que logró su cuarta consagración.

Trelles fue el primer piloto de origen americano en imponerse en su clase en Finlandia en los 1.000 Lagos, un evento siempre reservado a los expertos nórdicos. Su mejor resultado absoluto fue en Argentina 1992 con un Lancia Delta HF Integrale asistido por el equipo oficial. Fue tercero, detrás ni más ni menos que de Didier Auriol (Lancia) y Carlos Sainz (Toyota). Con el madrileño, conserva una larga amistad y hasta fue su compañero de equipo en Lancia-Jolly Club durante la temporada 1993.

Se ha impuesto en los terrenos más variados en tres continentes. Como si fuera poco, participó también de la Vuelta de América del Sur de 1978 y del Transchaco 2018, en su primer contacto con una máquina de reglamento R5. Hace una década que se mantiene vigente como animador del Rally Legend en Europa y es el actual campeón argentino de Rallycross en la categoría de producción con un Lancer. En 21 temporadas, largó 198 rallies de distinto tipo (102 por el Campeonato del Mundo), adjudicándose 31.