0

Después de siete años, Jorge Martínez volverá a lucir el número 1 en su auto. Pese a haber sido campeón en las temporadas 2013 y 2014 en la R3, la simbólica numeración estaba reservada para la categoría N4, reglamento que varió y que acaba de ser comunicado.

El binomio campeón de la R3, Jorge Martínez – Alberto Álvarez sigue cosechando noticias positivas tras su exitoso 2016: Jorge fue electo por el Círculo de Periodistas Deportivos como el mejor exponente del automovilismo nacional y además de ser los mejores de la máxima serie mundialista chilena, fueron los campeones absolutos, título que les valió recibir el derecho a volver a lucir el N°1 en su auto.

“Es la mística de tener el número 1, es el símbolo de haber sido el más rápido y en el último tiempo como que se había perdido porque la lucha la teníamos en la R3 y ese número era para un N4”, dijo Jorge Martínez, quien no ocultó su alegría por volver a lucir la numeración.

Según adelantó el mismo piloto, esa no será la única novedad que presentará junto al Team Joker en el Gran Premio de Pichilemu, primera fecha del año del RallyMobil 2017. “La base de los autos tendrá algunas líneas del año pasado, pero el diseño es bien bonito, muy vistoso y más moderno. Ojo, que me refiero al Team Joker como unidad, o sea, además de los autos, habrá novedades en cuanto a nuestros buzos, ropa, todo”.

-En cuanto a preparación, ¿cómo llegas al debut en Pichilemu?
-Bien. Cumplimos una pretemporada planificada y bien a conciencia. Vamos bien preparados y como Team Joker daremos un salto importante con Beto (Alberto Heller) a la R3 y Pipe (Felipe Rossi) yendo a defender el título de la R2 que en los últimos dos años ha sido del equipo. En lo personal, estoy full motivado, creo que será un buen año y la verdad, ya está bajando la ansiedad y quiero que sea sábado para largar la carrera, de estar en esa primera especial.

-De las ciudades para el RallyMobil 2017 que ya están confirmadas, ¿qué opinión te merecen?
-Habrá locaciones muy lindas, por lo menos eso he visto entre las que están confirmadas. Me parece muy positiva la mezcla entre innovar, como es el caso de Frutillar, y mantener las que fueron un éxito, como Pichilemu, donde vivimos una carrera muy linda.