0

El joven de 20 años participará en la categoría mundialista, luego de su experiencia a bordo de los Fiat 600.

José Tomás Lepe estudia Ingeniería Comercial en la Universidad Católica, pero siempre ha sido fanático del mundo tuerca, al igual que su padre, Rafael Lepe, quien participó en 2014 a bordo de un Ford Fiesta R2.

Este año su padre decidió no continuar en el RallyMobil. Sin embargo, su hijo tomará las riendas del R2 para aventurarse en el Campeonato 2015.

“La idea de mi papá siempre fue correr un año, una temporada, para después guardar el auto. Pero surgió la idea de correrlo yo, y a mi papá le agradó bastante, a todos en realidad. Yo fui el más feliz con la noticia”, comenta José Tomás.

Desde pequeño que le encantan los autos, siendo el único de los hijos de Rafael que siguió los pasos deportivos en la familia.

“Mi papá es súper fanático desde chico, y siento que heredé un poco ese fanatismo. A ninguno de mis otros hermanos les gusta, así que soy el único que salva. En el colegio y en la Enseñanza Media corría en un Fito en San Felipe, en el año 2010, 2011 y 2012. Pero cuando entré a la U se me hizo más difícil, tuve que estudiar harto. Afortunadamente ahora que me afirmé, tendré la oportunidad de probar suerte en el RallyMobil”, confiesa Lepe.

José Tomás no tiene experiencia en el rally. Sin embargo, usará las primeras fechas para aprender junto a Sebastián Olguín, quien fue navegante de Rafael Lepe en 2014.

“Espero andar bien y poder complementarme con Sebastián. Él tiene mucha experiencia a pesar que es súper joven, pero como tenemos la misma edad nos llevamos bien”, concluye el joven piloto.