0

Lograr un podio en una categoría tan compleja como la R5 no es algo sencillo. Se requieren de varios factores dentro y fuera del auto, desde un trabajo coordinado entre piloto y navegante hasta la fundamental labor de los mecánicos previo a la carrera y en el mismo desarrollo de esta.

En ese contexto queremos resaltar lo realizado por Marcelo Der Ohanessian en el Gran Premio de Quillón, navegante que empujó a su piloto Benjamín Israel hasta el podio. La estrategia no siempre es ir a fondo. Se necesita mantener el control de la situación, tomar decisiones y tener claridad de lo que se viene en la ruta.

“Kirra” y Benja lograron meterse en tiempos de podio en la sexta Prueba Especial, Panicalco – Huacalama (14.87), momento ideal para terminar el día dentro de los tres mejores y comenzar a saborear valiosos puntos que no sólo ayudarán a escalar en el ranking, si no que impulsarán un buen desarrollo de aquí en adelante para el binomio del auto 90.

Der Ohannesian fue clave para que Benja pudiera abrochar un segundo puesto en una carrera rápida, llena de detalles y donde pilotos como Samuel Israel y Alejandro Cancio volcaron sus máquinas, reflejando la dificultad que presentaba el camino para los autos más rápidos del Campenato Copec RallyMobil.

Con un tiempo final de 1 hora, 26 minutos y 11 segundos, son el merecido segundo lugar del Gran Premio de Quillón.

¡Felicitaciones Kirra!