0

Muchos de los asistentes al Gran Premio de Osorno veía en esta fecha la posibilidad de esclarecer el panorama en la R2. Contrario a lo que se podía pensar, la situación sumó un nuevo capítulo de batallas estrechas y extendió la competencia entre dos pilotos que han sabido destacar en la categoría: Alberto Heller y Samuel Israel.

Una inédita nómina de binomios fueron los que se sumaron a la categoría R2 en Osorno. Pilotos habituales y otros tantos que actuaban de local, daban vida a una instancia que tendría un interesante duelo en el podio, además de otras batallas en los puestos menos exitosos.

En ese sentido, hubo diferentes situaciones a destacar en la categoría. La primera fue protagonizada por Francisco “Chaleco” López, piloto que a bordo de su Peugeot 208 desmontó uno de sus neumáticos en la primera especial de la fecha, perdiendo valiosos minutos respecto a sus rivales. A pesar del inconveniente, el exitoso exponente nacional luchó hasta el final para ir recortando segundos respecto a sus antecesores. Si bien no figuró entre los pilotos del podio, el binomio López – Levalle respondió al espíritu deportivo que requiere una actividad como el rally, compitiendo hasta el último kilómetro.

Otro de los momentos sabrosos fue el que protagonizaron Luis “Catemu” Núñez y Eduardo “Guayo” Kovacs. El piloto a bordo del Opel Adam salió el día domingo a buscar a Núñez, quien a bordo del Ford Fiesta aspirado estuvo a sólo 0,8 segundos de perder el sexto lugar de la carrera. El momento se dio en el prime 11 y en el siguiente trazado, “Guayo” Kovacs presentó inconvenientes mecánicos en su auto y debió abandonar, dejando el camino libre a Núñez.

Por su parte, Joaquín Ruiz de Loyzaga aprovechó el abandono de Felipe Rossi y el incidente de Francisco López para mostrar la regularidad de su conducción y meritoriamente ocupar el tercer puesto, tras los inconvenientes que tuvo con su auto. El resultado permite que el binomio a bordo del Ford Fiesta turbo pueda mantener la tercera ubicación en el ranking.

Pero sin duda, la disputa que más atención captó fue la que sostuvo Alberto Heller y Samuel Israel. Este último llegaba a Osorno con ventaja de un punto respecto al exponente de Joker, por lo que cualquier error significaba entregar una buena parte del puntaje del fin de semana y alejarse de la lucha.

De esta manera, ambos contendores salían a la ruta con la premisa de acelerar sin guardarse nada. En los primeros primes, ocuparon indiscutidamente el podio, además de un Felipe Rossi que anduvo muy fuerte y se metió en esta discusión con sólidos argumentos. Sobre el final del día, Samuel Israel sufrió con los inconvenientes de su auto, específicamente con los cilindros de su máquina.

El día domingo la pelea fue más pareja. Con los autos al 100%, ambos binomios salieron a disputarse el primer lugar de la etapa de domingo y también el primer lugar de la fecha, que hasta el momento pertenecía a Alberto Heller. La situación se mantuvo, aunque los binomios libraron una interesante pelea por superarse entre sí. Finalmente, Heller ganó y hoy supera a Israel por un estrecho margen. Apenas tres puntos separan a estos pilotos que en Pucón librarán una nueva batalla por la primera ubicación de la R2.