0

En una decisión que no estaba del todo confirmada, finalmente el experimentado piloto sigue representando al equipo Citroën tras tomar la vacante dejada por Vicente García Huidobro. Etcheverry es uno de los exponentes que tiene buenas opciones de entrar al podio de la R3.

El equipo oficial de Citroën ha tenido un inicio de campeonato marcado por las situaciones inesperadas. Al bullado accidente de Andrés Margozzini y Sebastián Vera se sumó el de Vicente García – Huidobro, quien junto a Ricardo Rojas perdieron la trayectoria de su vehículo, impactando fuertemente con la vegetación aledaña al trazado de la ruta, resultando el auto totalmente desfigurado y con daños de consideración.

Pero el auto era la evidencia de que el accidente de este último binomio había sido de consideración. De hecho, el principal damnificado fue el piloto, Vicente García – Huidobro, quien presentó problemas a su visión como una de las consecuencias de la desaceleración que supone un impacto de esta magnitud. El diagnóstico impedía que el hasta entonces piloto oficial de Citroën pudiera seguir en competencia, lo que propició el regreso de Tomás Etcheverry.

El experimentado piloto llegó a Pichilemu con un auto recuperado y con la compañía de Ricardo Rojas para ser una carta de triunfo en una categoría plagada de buenos exponentes. El resultado fueron 14 puntos y un meritorio tercer lugar marcado por los meses de inactividad y la poca preparación antes de la segunda fecha.

Ahora el desafío se repite y Tomás Etcheverry podrá ser parte del selecto grupo de avanzada si logra plasmar en su conducción todo el bagaje que carga en sus hombros. Deberá hacer una carrera perfecta, en un escenario con ciertas novedades y en el que el resto de los pilotos de la categoría saldrá a buscar los puntos para seguir metidos en la pelea.

Etcheverry hoy se encuentra en el séptimo lugar de la R3 pero con muchas posibilidades de ascender en la clasificación, puesto que el grupo que se ubica justo bajo el podio sólo establece pequeñas diferencias entre sí. Apenas dos puntos separan al cuarto del séptimo lugar, lo que anticipa una carrera bastante disputada y estratégica.

Finalmente, será el Gran Premio de Vicuña el que pueda marcar la ruta de la R3 y sobre todo de un experimentado Tomás Etcheverry, quien buscará meterse en los puestos de avanzada y así consolidar el que parece ser su regreso definitivo a la competencia, en la versión 2016 del campeonato RallyMobil.