0

Concluida la tercera fecha del Campeonato RallyMobil, llega la hora de los balances. Aquí hacemos el repaso de todo lo que dejó la fiesta en los caminos interiores de la Provincia de Biobío.

A pocos días del Gran Premio de Los Ángeles, la tercera fecha del calendario se anota -sin duda- como una de las más concurridas de la presente temporada. Los fanáticos del Biobío vibraron con el paso de las tripulaciones en dos jornadas muy dispares en cuanto al trazado, pero que igualmente repartieron emoción a raudales a los cientos de familias que se acercaron a la ruta. Aquí destacamos lo que quedará en la memoria, aquello que se puede mejorar y lo que sería mejor olvidar. ¡Empecemos por lo positivo!

Lo bueno

Una ciudad que estuvo a la altura. A poco más de dos semanas para la realización del Gran Premio de Vicuña, el desastre climático en la Región de Coquimbo obligó a la organización del RallyMobil a buscar una nueva ciudad para albergar la tercera fecha.

Luego de una reunión entre la producción del evento motor más importante del país y el alcalde de Los Ángeles, Esteban Krause, se selló el acuerdo y el municipio entregó todas las facilidades para vivir una gran fiesta.

Por otra parte, el recibimiento de los angelinos fue notable. Repletaron no solo las rutas, donde muchos hicieron asados al paso de los autos, sino que desde la largada estelar -con una concurrencia de cuatro mil personas- demostraron su entusiasmo por la llegada del RallyMobil.

La notable actuación de los pilotos locales, encabezados por el mundialista Pedro Heller, no hizo más que ponerle la guinda a la torta.

Lo malo

Pese a que el Gran Premio de Los Ángeles fue descrito por la mayoría de los pilotos como una fecha con hermosos parajes y caminos muy exigentes, hubo algunos que no lo pasaron muy bien.

Gustavo Aguilar llegaba con la misión de extender su ventaja como líder en el campeonato. Sin embargo, el volante oriundo de Porvenir chocó su Honda Civic en el primer tramo de competencia y dijo adiós a la tercera fecha. El magallánico fue relegado a la tercera posición de la N3 y deberá batallar muy duro si quiere mantener opciones de campeonar a término de temporada.

Luis Núñez fue otro de los damnificados en el sur. “Catemu” era líder del campeonato en la subcategoría R2L, pero un volcamiento en el sexto prime lo dejó sin posibilidad de sumar. Ahora, el volante del equipo Moto fue relegado a la cuarta colocación. Cuesta arriba para Núñez y su navegante, Diego Cárdenas.

Lo feo

La organización del Campeonato RallyMobil vela siempre por la seguridad del espectáculo. Consciente de que el rally es un deporte de riesgo, se hace estrictamente necesario seguir las normas de seguridad. La integridad de las tripulaciones y espectadores es lo primero.

Por ello, resultó triste constatar que algunas de las personas que se acercaron a la ruta hicieran caso omiso de las cintas demarcatorias. Es algo que no se puede ni debe repetir, porque todos queremos que el RallyMobil siga siendo una gran fiesta. Que así sea es trabajo de todos.