0

El Rally de Estonia se disputa con carácter nacional o internacional desde 2010. Su irrupción en el calendario 2020 de la máxima categoría dentro de esta especialidad fue una sorpresa para muchos, pero bastante tuvo que ver en ellos las condiciones de seguridad sanitaria que planteaba el país y la cancelación de unos cuantos eventos ya programados en ni más i menos que cuatro continentes.

Es un país de pocos habitantes, pero fanáticos de esta disciplina, por la influencia de la cercana Finlandia y, fundamentalmente, porque de allí es el actual campeón Ott Tänak.

El piso suele estar en buen estado, el promedio de los tramos es realmente elevado, hay más de un lugar donde los autos volarán alto y lejos y hasta se pronostica lluvia para cuando se largue la carrera.

El gobierno estonio formó un comité especial con un protocolo para minimizar los riesgos del coronavirus con medidas que atañen a participantes, mecánicos, prensa y espectadores.

Los tramos tienen varias áreas demarcadas especialmente para que los aficionados mantengan distanciamiento social estando en grupos reducidos. La largada y la llegada se harán frente al Museo Nacional en Tartu, mientras que el cuartel general y el parque de servicios no estarán abiertos al público. Allí, quienes tengan relación directa con el evento serán sometidos a un hisopado e incluso antes en el Aeropuerto de Tallin, la capital, para quienes llegue desde el extranjero vía aérea, siempre con la ayuda de voluntarios. Los resultados se entregan a través de un mensaje al teléfono celular, accediendo a un enlace que refleja cada prueba hecha sin mayores distinciones.

Para limitar la cantidad de gente que vaya a la ruta, se vendieron entradas (pases) con anticipación y en una cantidad limitada a 16.000. También se incorporaron algunas soluciones tecnológicas modernas, como los minibuses eléctricos autónomos (sin chofer) que trasladarán a los periodistas de las asistencias a la Sala de Prensa. Estas unidades fueron fabricados por una empresa local llamada Auve en cooperación con la Universidad TalTech. 

Por otro lado, se creó una campaña en redes sociales tendientes a alentar a los seguidores de pilotos y equipos del lugar o de cualquier otra parte a que graben videos cortos alentando a quienes prefieran y que suban esas imágenes a un sitio específico, viéndose reflejados luego en grandes pantallas colocadas cerca de cada escuadra para que los participantes sientan su apoyo virtual más de cerca.

Tanto en las pruebas de velocidad como en el parque de servicios y los estacionamientos principales, a las personas afectadas a la competencia se les efectuarán chequeos de salud básicos (dos horas y media antes de la largada de cada sector). En pleno rally, habrá un grupo de helicópteros que sobrevolarán cada sitio para verificar que no se produzcan aglomeraciones.

Se pide que el público use sus mascarillas, pero en el caso de que falten algunas, los organizadores las proveerán en las áreas específicas, al igual que productos desinfectantes para las manos.

El sábado pasado se habilitó el parque de asistencia a los equipos y al día siguiente para los competidores. Ayer y anteayer se realizaron procedimientos administrativos y ayer y hoy fueron los días estipulados para el reconocimiento de los caminos y la verificación técnica.

Mañana, de 9:00 a 15:00 (hora local, 7h más que Chile) se disputará el Shakedown en Abissaare (6,23 kilómetros). Luego, se hará una largada muy sencilla a las 18:00 y a las 19:08 (12:08 de Chile) se pondrá en marcha el superespecial urbano de 1,28 km en el aeródromo Raadi, a escasos metros del parque.

El sábado empieza todo muy temprano con el tramo más largo, Prangli (20,23 km). Le siguen Kanepi (16,89km) antes de un reabastecimiento remoto en Otepää y la especial que se transmite en directo por televisión, Otepää (9.60km), precediendo a Mäeküla (14.76km) y Elva (11.72km). Después de la asistencia en Raadi, estas cinco pruebas se repiten por la tarde, sumando un total de 146.40 km.

El domingo presenta un formato similar con tres parciales matutinos que se recorren de nuevo más tarde. Tras una reanudación a las 06.02, los pilotos se enfrentan a Arula (6.97km), Kaagvere (15.46km) y al televisado Kambja (20.05km). No habrá ayuda técnica antes de que esos tres sectores se transiten por segunda vez. El último, que es Power Stage, antecede a la ceremonia de podio en Raadi, dando forma a un recorrido de de 232,64 km y a un total con enlaces de 871,89 km.