0

Otro de los participantes defensores de los autos con reglamentación R3, Lautaro Marini nació en Cipolletti (Neuquén, Argentina), pero su familia se radicó hace tiempo en Santiago. Por su ciudad, desde hace medio siglo pasa un clásico tramo del Rally Vuelta de la Manzana, una de las fechas más tradicionales del país vecino.

Desde joven, Marini soñaba con ser piloto de Rally. La competición ya le interesaba a los 11 años cuando corría en bicicleta. Con el tiempo, fue participando también en Motocross, Karting, cuadricilos y UTV. En 2002 fue campeón de Descenso en mountain bike.

Hace dos años, fundó su propio equipo, Marini Competición, haciendo correr con él mismo como volante un Citroën DS3 en la clase R3L del campeonato Copec RallyMobil. En su primera temporada con el auto francés, abandonó en Curicó, pero ganó su división en Pichilemu, navegado por Barry Cruces y una vez en Biobío por Carlos Garrafa.

En 2019 llevó a su derecha a Sebastián Arancibia. Fueron segundos en R3 Lite en Los Ángeles y semanas más tarde cumplieron con su ambición de debutar a nivel mundial en el Copec Rally Chile con epicentro en Concepción. Lamentablemente, debieron retirarse luego del primer tramo.

Lautaro se define como un verdadero entusiasta, capaz de hacer su propia web y de manejar particularmente sus redes sociales, y como un personaje de familia, apegado a las personas que tiene cerca de ambos lados de la Cordillera.