0

Nació un 14 de febrero en la ciudad argentina de Concordia, al este del país, sobre la costa del río Uruguay. Nadia Cutro fue campeona argentina de Rally en la clase Junior (que allí aplica a un concepto técnico y no al rango etario) en 2017 al volante de un Toyota Etios construido y preparado por su equipo familiar.

Es Licenciada en Accidentología y Prevención Vial (se graduó en el Instituto Univeritario de la Policía Federal), trabaja para una compañía de seguros que está entre las más fuertes de su país y que ha sido uno de sus principales patrocinadores desde siempre. Como si fuera poco, cuando se sube a su auto de competición, se convierte más de una vez en la pesadilla de sus rivales igual o más jóvenes, tanto como de los más experimentados.

Su padre Oscar fue quíntuple campeón provincial de rally en Entre Ríos y siempre alentó a que sus hijas participaran activamente del deporte motor. Nadia fue brevemente su navegante a los 16 años, en tanto que a los 18 ella y su hermana Florencia debutaron a los mandos de un Volkswagen Gol N2. Después de algunas victorias regionales, en 2010 las hermanas Cutro dieron el salto al Campeonato Argentino con Mitsubishi Lancer Evolution VIII y IX de Grupo N perteneciente al equipo Tango Rally Team. Fueron muy consistentes y terminaron novenas en el campeonato.

Por entonces, estaba en un grupo de pilotos femeninas que era observado por la Comisión de Mujeres del Deporte Motor de la FIA y felicitada directamente por la Presidente de la Comisión, la subcampeona mundial 1982 Michèle Mouton, y su navegante, la coordinadora italiana Fabrizia Pons. Este seguimiento significó para Nadia ser nominada para integrar la plantilla del programa internacional Pirelli Star Driver.

A fines de 2011, Fiat se fijó en ellas y pudieron hacer una fecha en un Punto Maxi Rally. Integraron el equipo de esa marca en 2012, pero con un Palio dentro de la misma estructura de la que también formaban parte ni más ni menos que Gabriel Pozzo y Claudio Menzi.

Cuando en 2013 se creó la clase Junior, armó un Palio con ese reglamento, que cambió al año siguiente por un Ford Fiesta. Fue con ese auto que en 2015 llegaron los primeros podios y su primer triunfo nacional en esa división, no por casualidad en su zona natal, ahora navegada por su cuñado, Luciano Bombaci, como hasta el presente.

Dos años más tarde, apostó al armado de un flamante Toyota Etios, con el cual terminaría consagrándose campeona nacional al cabo de diez fechas, definiendo con otros dos rivales en la última cita. Abandonó una sola vez, ganó en tres (Catamarca, Tucumán y Córdoba) y en los demás eventos nunca se bajó del podio. Fue subcampeona en 2018 con dos triunfos y cinco podios. El año pasado quedó cuarta y vencedora en su división entre los participantes que puntuaban por la serie nacional en la etapa correspondiente al Rally Mundial de Argentina.

Ha largado 84 rallies nacionales, pero también se ha demostrado efectiva en categorías de pista como la monomarca Copa Bora 1.8 Turbo, donde subió al podio, en la Copa Porsche GT3 Trophy Argentina o en la Top Race Junior, donde fue invitada a correr ocasionalmente.

Cutro sigue al detalle el acontecer del campeonato Copec RallyMobil™, sobre el que se refirió esta tarde en su condición de invitada al programa +Motor Radio: “La realidad es que más de una vez con mis amigos o colegas hemos postergado por distintas razones la idea que desde hace rato tenemos de ir a ver un rally en Chile. Si hablamos de competir allí, ya entramos en el terreno de algo que considero como una materia pendiente, pues sigo por diferentes medios lo que pasa con su certamen y me encanta por su nivel técnico y organizativo. En el automovilismo de hoy, los pilotos siempre nos debatimos con cuestiones presupuestarias, pero claro que me gustaría ser de la partida en alguna de sus lindas fechas. Tengo amigos chilenos que me han invitado y espero que falte un día menos para concretar algo así. Admiro cómo han progresado en relativamente poco tiempo y destacado el trabajo que hacen con su campeonato”.