0

El evento de cierre de la temporada contará con viejas glorias del Campeonato RallyMobil e, incluso, tendrá en competencia autos integrales de la extinta serie N4. El excampeón Rolando Biénzobas y Sandro Peppi encabezan el listado.

A pocos días del MotorShow que coronará la temporada 2017 del RallyMobil, los binomios ajustan detalles para ir hasta la Cuesta Chacabuco y dar lo mejor de sí para quedarse con la última fecha del año. La histórica locación donde se disputará la carrera no solo motivó a los habituales del campeonato, sino también a varios ex pilotos que tenían sed de volver a subirse al auto. Rolando Biénzobas, bicampeón de la N4, y Sandro Peppi hablaron con la página oficial del campeonato.

Super Prime La Serena

Biénzobas, quien compitió en un Subaru Impreza WRX, esta vez desempolvará los guantes y el casco para ponerse al volante de un Mitsubishi Evo X del team Rosselot. El piloto se mostró ansioso de volver a sentir la adrenalina del RallyMobil. “Ya me inscribí para participar del MotorShow. Me siento muy entusiasmado porque iré con mi hijo Rolando Antonio Biénzobas como navegante y, además, por primera mis nietos verán que todo lo que les conté respecto a mi pasado de piloto, era cierto. Estos días he vuelto a soñar”, manifestó Biénzobas quien este miércoles se trasladará a la Quinta Región para probar a los mandos del auto de tracción integral.

La Cuesta Chacabuco es una carrera que le trae gratos recuerdos a Biénzobas, pues precisamente allí coronó su primer título el año 2000, cuando se impuso por apenas 2 puntos frente al binomio conformado por José Antonio Celsi y Jaime Rojas.

Vista aerea del Super Prime Rally Mobil Santiago

Otro de los que dirá presente después de varios años, es Sandro Peppi. El exponente nacional, que corrió por última vez en el año 2005 a bordo de un Subaru del equipo Metropolis, también confirmó su participación en el cierre. “Uno siempre recuerda los viejos y buenos tiempos. De una u otra manera, me quedé con el corazoncito pegado en esto y estoy muy contento de poder volver”, contó Peppi, quien al igual que Biénzobas correrá en compañía de su hijo, Raimundo.

Peppi comentó que se encuentra orgulloso y sorprendido de lo mucho que ha crecido el campeonato, que ahora casi en su totalidad está integrado por autos purasangre y ad portas de recibir una fecha de World Rally Championship. “Es algo muy gratificante y uno, de cierta manera, está orgulloso de haber contribuido en los inicios”, finalizó.

Uno de casa

José Tomás Lepe también es uno de los pilotos que regresa. El joven sanfelipeño que corrió la temporada 2016 en la R2, se subirá a su Ford Fiesta aspirado en compañía de su navegante, Patricio Pinninghoff. “La Cuesta Chacabuco es prácticamente donde aprendí a marcar y a correr. Me queda al lado de mi casa y, por tanto, me entusiasmé y me inscribí. Mañana miércoles voy a probar en el auto, que está guardado hace varios meses”, explicó Lepe. El exponente que corrió con los colores de Constructora Atacagua, reconoce que sigue de cerca el campeonato y que los pilotos de la R2 “están andando súper fuerte. De todas maneras, quiero hacer una buena actuación porque no me gusta estar en las últimas posiciones”, sentenció el navegado por Pinninghoff.

1RA ETAPA VICU„A

Así, el campeonato motor más importante del país prepara un cierre de alto vuelo, con el encuentro entre los autos de antigua mecánica y performance, con el purasangre R5 pilotado por Pedro Heller. Este 2 de diciembre, la emoción se toma la Cuesta Chacabuco. ¡No te lo puedes perder!