0

Con la séptima fecha del campeonato a sólo días de disputarse, el campeonato RallyMobil ya puede hablar de dos ganadores para esta temporada. La situación, que dista de la realidad de los pilotos, se justifica por la constancia de estos navegantes que no se perdieron ninguna fecha del campeonato y sumaron para alzarse como ganadores.

La tónica de la edición vigente del campeonato RallyMobil habla de la imposibilidad de proclamar como ganadores anticipados a los binomios que participan de las diferentes categorías. Los pilotos han sostenido una lucha sin tregua que en Concepción probablemente verá la luz con más de algún piloto alzándose como ganador de la temporada.

Pero en la revisión de los antecedentes previos a la fecha en la región del Bío-Bío, el panorama para los navegantes es algo diferente. Dos de las categorías del campeonato ya cuentan con ganadores aun cuando restan 39 puntos por disputarse. Se trata de la N4 y la R3, categorías que son parte de las más competitivas del certamen y que ya cuentan con ganadores en la butaca derecha.

El primero de ellos es Marcelo Brizio, escudero de Luis Ignacio Rosselot, piloto de la N4 que se marginó de las dos primeras fechas de la competencia de este año, y que hoy se ubica a cinco puntos de Cristián Esteva, exponente que lidera la categoría. Con los colores de HDI Seguros, Esteva no ha competido con el mismo navegante en el transcurso de la temporada, lo que ha facilitado el título para un Brizio que ha sabido ser constante, guiando a su piloto a poder recortar la distancia que separa a su piloto de la punta del campeonato.

En lo concreto, el navegante que representa al equipo Rosselot en la categoría de autos con tracción integral acumula 116 puntos, mientras que su más cercana amenaza apenas alcanza las 63 unidades. Se trata de José Díaz, navegante que acompaña a Cristian Esteva desde la fecha en Osorno.

La segunda historia es protagonizada por uno de los navegantes más reconocidos del ambiente nacional. Se trata de Alberto Álvarez, lazarillo de Jorge Martínez y que, gracias a un notable trabajo, hoy son líderes de la R3. A diferencia de Martínez que aún debe disputar puntos para asegurar el campeonato, el exponente trasandino se proclama campeón a raíz de su constancia y una indiscutida presencia en cada una de las fechas de la temporada.

Su más cercano perseguidor es Rubén García, guía de Cristóbal Vidaurre que se marginó de la primera fecha en Chiloé, renunciando así a los 24 puntos que obtuvo su piloto. Esta ausencia permite a Álvarez repetir un campeonato a la espera de lo que pueda hacer junto a Jorge Martínez en la fecha de Concepción, instancia en la que competirá como local.

Conversamos con Alberto Álvarez quien compartió las reflexiones de este nuevo título como navegante de Martínez: “En realidad yo no lo considero un nuevo título, por lo menos hasta que no termine el campeonato, porque es un trabajo de a dos. Todavía no he visto los números, pero creo que las reflexiones las haré el domingo siempre que salga todo como esperamos”.

El navegante de cierta forma, baja el perfil a su hazaña personal ya que todavía faltan puntos para proclamarse como campeones de la categoría R3: “Creo que mi título personal no se valida si no se da el título grupal, independiente de que los números ya están. Por lo menos para mí no tiene validez si no logramos ser campeones”.

De esta manera, si el trabajo de Martínez y Álvarez es óptimo, recién será momento propicio para desatar las celebraciones del binomio. Sólo resta saber lo que sucederá en los caminos aledaños a Concepción en una categoría exigente y llena de binomios competitivos.