0

Era previsible: tras casi seis meses de receso, una buena parte de la comunidad rallística iba a estar ansiosa por volver a acelerar ni bien tuviera la oportunidad. Eso es exactamente lo que pasa con el Rally de Estonia, la competencia que marca el retorno del Campeonato del Mundo en Europa del Este y donde Emilio Fernández será uno de los protagonistas de la clase WRC 3.

El chileno llega bien posicionado. Considerando que tres pilotos empatan el primer puesto con 25 puntos (Eric Camilli, Jari Huttunen y Marco Bulacia) y que otros tres suman 18 para ser segundos (Emilio, Nicolas Ciamin y Emil Lindholm), sus perspectivas para las próximas presentaciones son muy halagüeñas.

Eso no significa que en la carrera estonia el panorama vaya a resultarle sencillo. Muy por el contrario, solo en WRC 3 hay 22 anotados, la mayoría de ellos de primer nivel.

Además del de Fernández, por el lado de Škoda hay otros nombres que seguramente serán adversarios de temer. Entre ellos, podemos mencionar al polaco Kajetan Kajetanowicz (triple campeón europeo), Eerik Pietarinen de Finlandia (cuarto en Suecia), Raul Jeets y Kaun Egor (locales y buenos conocedores de estos caminos).

Citroën cuenta con un Marco Bulacia en muy buen ritmo, a los franceses Nicolas Ciamin y Yohan Rossel que anduvieron bien en Montecarlo (segundo y cuarto, respectivamente) y al norteamericano Sean Johnston, que viene de ser décimo general en Letonia, fecha reciente del Campeonato Europeo.

Hay dos Hyundai i20, los del finés Jari Huttunen, siempre rápido, y el del joven belga Gregoire Munster. De los Volkswagen Polo GTI, sobresalen los de Oliver Solberg, sorprendente ganador en Letonia y segundo en asfalto romano por el Campeonato Europeo, y los hermanos Karl y Gustav Kruuda, que compiten en su tierra natal. Entre los Ford Fiesta, con certeza los del español Jan Solans y Jaroslaw Kołtun deberían ser los que mejor rindan.