0

Los tres pilotos del Team Rosselot desean estar en los lugares de vanguardia de la competencia sureña que se disputará durante este fin de semana en la tierra natal del piloto Mobil1.

Los hermanos Luis Ignacio, Emilio y Tadeo Rosselot tienen claro cuáles serán sus pretensiones para enfrentar este fin de semana el Gran Premio de Curicó, la quinta fecha del calendario 2019.

Luis Ignacio sueña y evoca emocionado ese tercer lugar del año pasado a bordo del Mitsubishi Mirage R5 que fue un golpe vitamínico para que siguiera trabajando con su navegante Marcelo Brizio y el equipo técnico en desarrollar el auto.

Para esta temporada las cosas son diferentes con un sustancioso aumento de competidores y el sostenido progreso técnico y el número de participantes. Sobre la competencia, Luis Ignacio manifestó: “Se ha trabajado en el auto. Hicimos ayer una prueba para conocer el estado de la suspensión, por lo que se le realizó un service completo que me dejó conforme y anduve algunos kilómetros para ver cómo se sentía Marcelo (Brizio), después de su intervención quirúrgica al operarse de vesícula. Todo anduvo bien, tanto Marcelo como el auto”.

¿Realizó algún trabajo en el motor?

“Después del GP de Quillón se llevó el motor al banco de prueba bajo la supervisión del ingeniero sueco Tomas Weng. Espero que el auto muestre algunos avances este fin de semana”.

¿Qué esperas de Curicó?

“Terminar la competencia sin mayores problemas técnicos que el auto muestre avances y sumar importantes puntos”.

¿Qué le parece la llegada de nuevos pilotos?

“Es muy importante para la categoría R5. Nuestro torneo es un verdadero campeonato sudamericano y la competencia adquiere una gran jerarquía con la cantidad de pilotos de gran capacidad conductiva”.

Tadeo quiere cortar la mala suerte

La mala fortuna y diversos problemas técnicos han provocada que Tadeo Rosselot no pueda completar en su totalidad un rally esta temporada y por ello, el menor de los Rosselot espera terminar con esta mala racha y al respecto señala, “he abandonado en alguna de las etapas por problemas técnicos, salvo en la fecha de Ovalle que fue responsabilidad mía. El auto se revisó completamente para resolver diversos detalles con lo cual quiero disponer de un auto confiable para esta competencia”.

¿Has realizado alguna práctica?

“Estuve hace un par de días probando el auto y me dejó conforme. Espero poder completar las dos etapas y sumar importantes triunfos junto a mi navegante Sebastián Olguín y dejar en el olvido los inconvenientes”.

¿Qué te parecen los caminos?

“Son parecidos a los que enfrenté el año pasado. Hay una zona muy ráipida en el comienzo, donde el año pasado colocaron ‘chicanas’. Hay otros sectores bastante buenos y trabados. Lo que no me gusta es que la etapa del sábado sea similar a la del domingo. Creo que debieron de buscarse otras alternativas de caminos”.

Emilio ha sido exitoso en sus actuaciones en este rally sureño. Hace algunos años venció interviniendo en la clase N4 y el año pasado junto a Tomás Cañete triunfó en la R3. Ahora quiere repetir la contundente victoria que alcanzaron. Quiere sumar importantes puntos para acercarse a la esquiva corona de la clase R3 en la cual en la temporada pasada luchó hasta el final por el título Copec RallyMobil.