0

El piloto del equipo Point Cola, que pasó de las carreras en circuitos al RallyMobil en la R2, habla de su adaptación al campeonato motorsport más importante del país. Por el momento, Scuncio solo piensa en sumar kilómetros. “Ya vendrán los resultados”, advierte.

Martín Scuncio vive momentos de aclimatación al RallyMobil, sin embargo, hasta ahora el camino no ha sido tan sencillo. El volante de Point Cola sumó dos puntos en su debut en Pichilemu y luego se vio obligado a abandonar en el Gran Premio de Concepción, tras sufrir problemas mecánicos en su Peugeot 208.

El piloto trasandino que reside en Chile, sabe que todo es cosa de tiempo y explica que pasarse de las carreras en asfalto a los caminos de tierra es un proceso que toma tiempo. “Es como blanco y negro. Por más que te digan «corriste tantos años en pista que no puedes salir último», lo cierto es que el manejo es totalmente diferente: la distancia de frenaje, las velocidades, las curvas, etc.”, detalla.

Además, Scuncio agrega que el buen nivel de la R2 tampoco deja espacio a que pilotos noveles como él puedan estar metidos arriba tan fácilmente. “No puedo llegar y ganarles y eso siempre lo supe. Mi meta es sumar puntos y experiencia, de forma que el otro año podamos sí estar en la pelea”, apunta.

Por lo pronto, Martín Scuncio anuncia que para Los Ángeles espera completar la prueba y progresar en su adaptación a ser guiado por un navegante y una hoja de ruta, algo que aún está trabajando.