0

Tras un salto en la última parte del trazado de día domingo, en Pichilemu, los autos de la marca del león enfrentan algunos inconvenientes tras el alza de temperatura en el motor. Mientras Patricio Muñoz deberá reparar el sistema de refrigeración y algunas piezas del eje delantero, Alberto Heller ya encargó un nuevo motor para estar al 100% de cara a la tercera fecha del campeonato.

Una fecha de dulce y agraz es la que vivieron los pilotos a bordo del Peugeot 208. Al menos un par de estos autos, que forman parte de la categoría R2, habrían manifestado inconvenientes tras disputar la jornada de día domingo. Esto porque en una de las pruebas del día, los vehículos debieron superar un salto en el que la mayoría de los 208 aterrizó de punta.

Uno de los damnificados es Patricio Muñoz. El piloto de Eme Racing ha declarado los inconvenientes que tuvo tras el comentado salto, situación que lo llevó a desarmar su auto para encontrar algunas secuelas de la maniobra: “Efectivamente, el auto quedó algo golpeado después del salto. Después de la fecha en Pichilemu, lo desarmamos entero y ahora mi mecánico está trabajando en él. Una de las principales consecuencias fue el radiador, que al perder el agua provocó una subida de temperatura. Le di hasta el fondo para terminar el prime y ahí el auto tuvo un pequeño ‘calentón’”.

De todos modos, el piloto debutante en el RallyMobil calma las aguas y declara que no hay consecuencias de mayor gravedad. Otro de los percances que sufrió en la fecha en Pichilemu tiene que ver con algunas piezas en su eje delantero: “Quedó dañada una bandeja, y el palier porque caí de punta. El auto se tiende a ir de punta y había que pasar regulando; yo lo pasé muy fuerte. He sabido que otros pilotos también están con problemas”.

Por su parte, Alberto Heller también se encuentra resolviendo problemas en su auto. Un sensor habría causado inconvenientes en el motor y la pérdida de potencia en la unidad. Este problema eléctrico menor llevó al piloto a buscar una solución mayor, que detalla a continuación: “El motor ha presentado desgaste por todo lo que hicimos en los entrenamientos y las dos fechas ya disputadas. Son muchos kilómetros y mucha la exigencia, así que para seguir peleando el campeonato encargamos un nuevo motor, que ya viene en camino”.

La decisión del menor de los Heller busca tener el 100% del auto para el resto de la temporada: “Queremos asegurarnos de no fallar y estar peleando la temporada tal como hasta ahora. Tenemos el mejor auto de la R2 y para nosotros lo fundamental es no dar ventajas en una categoría llena de pilotos muy competitivos”, sentenció.