0

INGO_HOFMANN_201013_10

El argentino, que acompaña a Ingo Hofmann en la categoría R3 del Semameris Rally Team, fue una pieza clave luego del accidente que sufrieron en el primer prime del día domingo.

El equipo de Semillas Semameris vivió una jornada de contrastes durante el Gran Premio de Casablanca. El día sábado, el binomio conformado por Ingo Hofmann y Javier Montero daban cátedra como punteros de la categoría mundial R3. Sin embargo, y pese a la gran actuación de la primera etapa, el día domingo sufrieron un volcamiento en el séptimo prime, que los terminaría relegando al quinto lugar de la séptima fecha.

El momento ocurrió en la primera especial dominical. Hofmann se salió un poco de la cuerda y tocó un pequeño montículo, acción que lo hizo quedar por escasos segundos con dos ruedas en el piso, para luego volcarse. Debido a esto, su Renault Clio R3 perdió el capot, el parachoque y los faros delanteros. Por si fuese poco, luego rompería un palier.

En ese momento, en que todo parecía estar perdido, el argentino no dejó de alentar a Hofmann, insistiendo que debía seguir y nunca detenerse, a pesar de los problemas a los que se enfrentaban. Gracias a esta motivación, lograron llegar a duras penas al Parque de Asistencia, lugar donde su equipo de mecánicos se esforzó al máximo y puso su auto de vuelta a la competencia.

“Lo de hoy (domingo) nos deja con una gran motivación, pues por un momento pensamos que se acababa todo, pero luego vino todo el trabajo del equipo y nos mantuvimos en competencia”, señaló Hofmann.

Gracias a esta hazaña, Javier Montero es merecedor del título de “Navegante de la fecha”.