0

Concepción tiene varias rutas que requieren de mucha habilidad por parte del piloto, pero también del navegante. Esta vez, el copiloto que destacó durante el Gran Premio de Concepción fue Tomás Cañete, tripulante de Emilio Rosselot.

El trabajo del navegante es fundamental a la hora de trazar una buena hoja de ruta y mantener al piloto dentro del camino y en las condiciones ideales para lograr un buen tiempo. En este contexto, destacamos la buena fecha que lograron como binomio y la relevancia que tuvo Tomás al momento de apoyar a su piloto. Las decisiones que tomó en la ruta fueron cruciales, tanto así que lograron quedarse con el primer lugar por tan solo 18.3 segundos por sobre Samuel Israel, que en buena parte de la fecha estuvo por sobre el binomio del Team Rosselot.

Emilio Rosselot y Tomás Cañete ganaron los prime 3, 5, 7, 10 y 11,  comenzando la temporada con el pie derecho arriba de su Citröen DS3 en la R3. Sin duda alguna, son candidatos a pelear el título en su categoría.