0

El piloto sureño analizó su paso por el Valle de Elqui -donde consiguió sumar 16 puntos- y asegura que va cargado de ilusiones a la sexta fecha del Campeonato RallyMobil. “En Rancagua, el Peugeot tiene ventaja sobre el Ford aspirado de Martín”, subraya el osornino.

Coincidiendo con la mayoría de los pilotos que vieron acción en el Gran Premio de Vicuña, Nicolás Pérez (55 puntos) catalogó el Gran Premio de Vicuña como una parada complicada, que demandó una estrategia bien estudiada y mucha pericia al volante. De todas formas, pese a problemas que le impidieron confeccionar la hoja de ruta, el crédito de Motorola sigue entreverado en la disputa de la R2 Lite y apunta a alcanzar al líder Martín Etcheverry, quien llegó a los 85 puntos en el ranking de la subcategoría.

Luis_Barraphoto-5096

“Vicuña fue una verdadera odisea para nosotros. En lo personal tuvimos problemas desde el día uno, en el reconocimiento de caminos. Rompimos el auto cuando una piedra agujereó el estanque de nuestro auto y quedamos tirados en la ruta, totalmente incomunicados. Luego, en el ShakeDown sufrimos con el embrague. Quisimos cambiarlo, pero no teníamos el repuesto, así es que corrimos todo el fin de semana con esa falla”, comentó Pérez, quien confidenció que Javiera Román y José María Rodríguez -navegantes del equipo Point Cola- le facilitaron videos para improvisar una hoja de ruta.

El exponente del clan Pérez sabe que, a tres fechas del fin de la temporada, no puede permitirse dar ventajas. “Martín Etcheverry está andando espectacular, pero nosotros vamos mejorando fecha a fecha. Somos ambiciosos. A comienzo de año nos trazamos ser campeón y es eso por lo que vamos a pelear. Los caminos de Rancagua serán más rápidos que lo que tuvimos en el norte, y eso –pienso- va a favorecer el andar del Peugeot por sobre el Ford”, cerró el volante de Los Lagos.

De esta manera, nada parece estar dicho en la disputa por el campeonato de la R2 Lite. Por ahora Etcheverry corre con ventaja, pero un solo traspié volvería a compactar la lucha. A eso apunta precisamente Nicolás Pérez.